Skip to main content

PANÓPTICO

El panóptico

Cartografía dinámica de la Humanidad

Panóptico 46 Cartografia dinámica de la humanidad

Me gustan los mapas. Comprendo que en el siglo XVII los holandeses decoraran con ellos sus casas. Así se ve en los cuadros de Vermeer “Soldado y muchacha sonriente”, “El arte de la pintura”, “Mujer leyendo una carta”, o en “Los músicos” de Jacob Ochtervelt. (Tomo los datos del brillantísimo libro de Svetlana Alpers El arte de describir. El arte holandés en el siglo XVII.)

Pero no solo me interesan los geográficos, sino también los históricos o los maravillosos mapas del cerebro que se están diseñando.
Los mapas son estáticos, por lo que deben ser completados por “diagramas de flujo”, que indican el movimiento de un proceso. Las nuevas tecnologías nos permiten unir ambas técnicas y elaborar una cartografía dinámica. Podemos ver en una secuencia temporal abreviadísima la evolución de una ciudad o de un paisaje. Lo mismo sucede con los mapas históricos. Pueden representar los movimientos políticos, bélicos o sociales. Esto enlaza con ese Panóptico. Trabajo en este momento en una historia de la humanidad vista con rayos gamma, es decir, atendiendo a las fuerzas emocionales que la han movido. Es la historia vista desde el Panóptico. La cartografía nos es de gran utilidad para viajar por un territorio, y he pensado que una cartografía dinámica puede ser útil para viajar por el tiempo histórico.

Hoy presentamos el inicio del mapa. Todos nuestros avatares históricos comienzan tras un proceso evolutivo que duró millones de años. Para no remontarnos mas allá de lo necesario, vamos a elegir como punto de partida la aparición de los primates, un orden de mamíferos del que emergieron los homínidos y al final los sapiens. Nosotros. La evolución es una energía flexible y adaptativa que obliga a los animales a actuar para sobrevivir. El Proyecto Gamma de El Panóptico quiere estudiar las variadas maneras como una fuente de energía -el sapiens- va adaptándose al entorno, cambiándolo, cambiándose a sí misma, creando la historia humana.
El mapa básico que hoy presentamos comienza, pues, en los primates y en las fuerzas que los incitan a actuar. El esquema básico es sencillo: son organismos vivos determinados por sus necesidades (sobrevivir y reproducirse), que para satisfacerlas nacen provistos de un eficiente sistema de impulso y de dirección. Nada de lo que hacen lo hacen sabiendo lo que hacen. Nosotros decimos que cuando comen están apropiándose de la energía suficiente para mantener su homeostasis. Ellos responden automáticamente a una pulsión. Nosotros decimos que cuando se aparean están transmitiendo sus genes y preservando la especie. Pero nada de eso saben los protagonistas. Incluso los humanos tardaron mucho en relacionar el coito con la reproducción.