Biografía de Jose Antonio Marina

Nac√≠ en Toledo, que es como nacer simult√°neamente en una ciudad y en una leyenda, y tal vez por ello creo que la inteligencia es una admirable y tenaz creadora de ficciones con las que poder hacerse cargo de la realidad. Cuando era adolescente me apasionaba el baile y a eso quer√≠a dedicarme. Al final comprend√≠ que lo que me entusiasmaba era la capacidad que tiene el bailar√≠n para transfigurar el esfuerzo en gracia. Y que esa experiencia puede sentirse en muchos campos. Tambi√©n en el del conocimiento. Desconf√≠o, tal vez injustamente, de los creadores que dicen sufrir mucho cuando est√°n creando. La gracia exige que no se note el esfuerzo. Lo he intentado tenazmente en todos mis libros. He procurado trabajarlos como si fuera a escribir una tesis doctoral, para despu√©s decidir no hacerla y explicarlo todo de la manera m√°s sencilla, al alcance de casi todo el mundo, mezclando la t√©cnica de las novelas polic√≠acas, del humor y de la poes√≠a. Con eso, por supuesto, renunciaba al prestigio acad√©mico, enrocado en parte en la inaccesibilidad. Llam√© ‚Äúultramodernidad‚ÄĚ a ese c√≥ctel de rigor e ingenio, de abstracci√≥n y ejemplo, de creatividad y disciplina, de ecuaciones y met√°foras.

José Antonio Marina

Vocación: detective privado

Detective privado - Agencia Mermelada

Fil√≥sofo a pie de calle, investigador privado, bailar√≠n en el mundo de las ideas, seducido por la inteligencia creadora, gu√≠a en la selva del lenguaje, cr√≠tico social, fil√≥sofo, escritor, profesor de instituto, ¬°Ah! y un maravilloso horticultor. Ha conseguido romper los cors√©s acad√©micos y acercar al gran p√ļblico una forma diferente de entender la vida. Estas son s√≥lo algunas facetas de Jos√© Antonio Marina. De su mano echaremos una ojeada a la vida.

Mi siguiente vocación fue la de detective privado, especializado en casos de relevancia política, social o ética. Incluso creé mi propia agencia de detectives, y escribí sus Memorias. Una de mis convicciones básicas es que la inteligencia tiene como función principal dirigir bien el comportamiento, lo que me hace pensar que la inteligencia práctica es más importante que la inteligencia teórica.

La acci√≥n es el momento definitivo, cuando el pensamiento se convierte en realidad. De ah√≠ surge mi af√°n de emprender cosas, para lo que no estoy especialmente dotado. De joven so√Īaba con crear una empresa que fuera una mezcla de National Geographic, Amnist√≠a Internacional, y Walt Disney Productions. Ahora veo con una simpat√≠a melanc√≥lica aquellos excesos.

Cómo entender al ser humano

Pero, volviendo a la acci√≥n, no tengo ninguna duda: los problemas pr√°cticos me parecen m√°s complejos que los te√≥ricos. Estos se resuelven cuando se conoce la soluci√≥n, en cambio los pr√°cticos solo se resuelven cuando se ponen en pr√°ctica, que suele ser lo dif√≠cil. Por ello me pareci√≥ imprescindible elaborar una teor√≠a de la inteligencia que comenzara en la neurolog√≠a y terminara en la √©tica. En eso estoy. Aunque resulte abrumador desde el punto de vista subjetivo, y petulante visto desde fuera, ninguna afirmaci√≥n tiene sentido si no se inserta en un sistema. Lo he aprendido de la ciencia. No se puede hacer una teor√≠a del vuelo que sirva solo para los estorninos, pero no para las gaviotas, las √°guilas o los aviones a reacci√≥n. El picoteo afor√≠stico puede ser fascinante, pero est√° m√°s cercano del eslogan publicitario que del verdadero conocimiento, que debe incluir adem√°s de la brillantez la prueba expl√≠cita. He tenido, pues, una vocaci√≥n de sistema, concepto proscrito en la filosof√≠a actual. ¬°Qu√© se le va a hacer! ¬°No se puede contentar a todos! Pero, en los √ļltimos a√Īos he experimentado una conversi√≥n. Despu√©s de viajar por la filosof√≠a, la neurolog√≠a, la ling√ľ√≠stica, y la psicolog√≠a, he llegado al convencimiento de que para comprender los asuntos humanos es preciso conocer su historia, que, al fin y al cabo, es la experiencia pr√°ctica de la humanidad. Nuestro fundamental banco de datos. Soy, pues, un reci√©n convertido a ella. Miento. Me he convertido a un modo de aprovechar la experiencia hist√≥rica, a la historia vista desde el Pan√≥ptico. A lo que, en t√©rminos m√°s acad√©micos, denominar√≠a ‚ÄúCiencia de la evoluci√≥n de las culturas‚ÄĚ. Creo que puede permitirnos comprender el presente y ayudarnos a tomar decisiones acertadas para el futuro. Creo, tambi√©n, que deber√≠amos introducirla como asignatura troncal en todos los niveles de la educaci√≥n. Creo, por √ļltimo, que nos libra de la superficialidad de las redes, de la petulancia del presente, y de la ebriedad de las propias evidencias. Esta es mi √ļltima frontera.

Biografía Jose Antonio Marina

√öltimos art√≠culos de ¬ęEl Pan√≥ptico¬Ľ

Diario de un investigador privado

29.11.2022.- La historia como deprimente repetición

Hay una obstinada monoton√≠a a la que volvemos a pesar de los alardes creativos de la humanidad. Acabo de ver en dos programas diferentes de…
Diario de un investigador privado

28.11.2022.- ¬ŅHay que vacunarse contra la persuasi√≥n?

El post de ayer terminaba mencionando el recelo que sent√≠an los padres fundadores de EEUU acerca de los movimientos ret√≥ricos dirigidos a movilizar la opini√≥n…
Blog

10 tuits sobre El deseo interminable

Apariciones en medios

Una selecci√≥n de alguna de las m√ļltiples apariciones en medios m√°s relevantes de Jos√© Antonio Marina.

Accede a más contenido a través del canal oficial en Youtube