Skip to main content

PANÓPTICO

El panóptico
La evolución de la sexualidad portada Panóptico 48

El contenido de El deseo interminable, la historia de la felicidad que estoy escribiendo, se va aclarando. Pretendo mostrar que una pulsión permanente y vaga que denominamos “búsqueda de la felicidad” está presente en todos nuestros comportamientos personales y en todas las instituciones sociales y que constituye la corriente principal de la evolución de las culturas.

La misma búsqueda de la felicidad es un caso paradigmático de esta evolución. Comienza siendo el mero impulso de satisfacer las necesidades y los deseos, pero acabó suscitando una reflexión sobre lo que se estaba buscando. Por de pronto todas las religiones se preocupan del tema. También la filosofía. De esa meditación van surgiendo modos más refinados de concebir la felicidad. Al final del proceso, aparece un fenómeno que considero revelador de todo el mecanismo de la evolución de las culturas: la “búsqueda de la felicidad” que comenzó siendo un impulso ciego, que fue perfilándose mediante la reflexión, acabó convirtiéndose en un derecho básico de las democracias. ¿Qué ha sucedido? Eso es lo que quiero contar.

El método que he elegido para hacerlo es seguir la evolución de algunas de las pulsiones más universales del ser humano para ver como siguen procesos semejantes. Una de ellas, sin duda, es el deseo sexual. En este Panóptico voy a esbozar su historia, el contenido de un capítulo de El deseo interminable.

Comencemos por el principio. El sapiens, fruto de una evolución de una doble evolución – una que prima el beneficio propio (el gen egoísta de Dawkins) y otra que prima las conductas que benefician al grupo- se enfrenta a problemas que tiene que resolver en su búsqueda de la felicidad. La felicidad que consiste en conseguir los deseos individuales puede enfrentarse a la felicidad del grupo.  Las pulsiones heredadas (nutrición, sexo, jerarquía, curiosidad, agresividad, afiliación) son reformuladas por la aparición de dos grandes recursos intelectuales:

1

El pensamiento simbólico

supone crear representaciones y usarlas en vez de la realidad
2

Las funciones ejecutivas

Permiten controlar ese uso de las representaciones para dirigirlas a una meta. Una vez estabilizadas ambas funciones, la evolución biológica se continua con la evolución cultural