Skip to main content

El soci√≥logo espa√Īol que m√°s me interesa es una soci√≥loga: Helena B√©jar. La sigo desde que en 1988 public√≥ un libro que me llam√≥ la atenci√≥n El √°mbito √≠ntimo. Privacidad, individualismo y modernidad (Alianza). Mi inter√©s continu√≥ cuando en 1993, public√≥ La cultura del yo (Alianza). Se interes√≥ por la sociolog√≠a de los sentimientos una d√©cada antes de que las ciencias sociales experimentaran el ‚Äúgiro afectivo‚ÄĚ.¬† El hecho de anticiparse hizo que no se valoraran adecuadamente esos libros. Ahora, en plena redacci√≥n de El deseo interminable vuelvo a mis notas de lectura de su obra porque en 2018 public√≥ Felicidad. La salvaci√≥n moderna (Tecnos), donde estudia el papel que ha tenido la idea de felicidad desde la Ilustraci√≥n hasta la actualidad. En consonancia con sus libros anteriores, le interesa llamar la atenci√≥n sobre la privatizaci√≥n de la felicidad, paralela a la exaltaci√≥n de la intimidad y a la desconfianza sobre la vida p√ļblica. Se ha producido una psicologizaci√≥n de la felicidad, que ha llegado a su cima con la psicolog√≠a positiva., que ha provocado tres desplazamientos del significado de la palabra ‚Äúfelicidad‚ÄĚ.¬† El primero, desde la felicidad al optimismo, y de este al de ‚Äúactitud positiva‚ÄĚ. Entiende la felicidad como una actitud que se construye a trav√©s de la voluntad. ‚ÄúLo √ļnico que hace falta para ser optimista en propon√©rselo y ponerlo en pr√°ctica,‚ÄĚ (Lyubomirsky). En el segundo desplazamiento se sustituye la felicidad por el concepto de bienestar subjetivo. Es un proceso que contiene actitudes, sentido y espiritualidad ‚ÄúLa felicidad es el nombre que ponemos a pensar y sentir positivamente acerca de nuestras vidas‚ÄĚ (Diener).¬† El tercer desplazamiento de la idea de felicidad se opera reemplaz√°ndola por sus componentes. Pensando que es muy cient√≠fico convertirla en una f√≥rmula, se lanzan a ello.

Fórmula Diener: Felicidad = Afectos positivos - afectos negativos + satisfacción con la vida + florecimiento (evaluación de los aspectos positivos de la vida).

Fórmula Seligman que, además, cuantifica la importancia de cada factor:

Base genética

(50%)

circunstancias de la vida (matrimonio, amigos, trabajo)

(10%)

voluntad

(40%)

La idea de fondo es que cada uno es responsable de su felicidad, que depende en √ļltimo t√©rmino de su manera de pensar. Esta idea, expuesta como un mensaje optimista (‚ÄúTu puedes‚ÄĚ) tiene efectos delet√©reos individual y socialmente. Si eres desgraciado es tu culpa, y no hay que preocuparse por las circunstancias sociales porque, como dijo Epicteto (autor de referencia para la Psicolog√≠a positiva), no nos hacen desgraciados las cosas, sino las ideas que tenemos de las cosas. La acusaci√≥n de conservadurismo exagerado que se ha hecho a esta escuela tiene aqu√≠ su fundamento.

La obra de B√©jar me interesa para mi proyecto actual por otra raz√≥n.¬† La agitada historia de la felicidad que estoy escribiendo muestra un permanente conflicto entre proyectos privados de felicidad, por una parte, y, por otra, entre la felicidad privada y la felicidad p√ļblica. Esta la estudi√≥ B√©jar en otro de sus libros El coraz√≥n de la rep√ļblica que me est√° resultando muy √ļtil. Como me ocurre siempre que reviso mi archivo y mis notas de lecturas me siento incapaz de decir hasta qu√© punto son m√≠as mis ideas, o son solo recuerdos elaborados, sin que yo sea consciente, en el industrioso telar de la memoria.