Skip to main content

La siguiente tarea para el Club de escritores va a ser escribir un relato colectivo. Nos gustaría que nos enviaran comienzos de un relato, como máximo de cincuenta palabras, y someteremos a votación para ver cual parece más interesante a nuestros escuchantes. A partir de ese texto elegido en cada programa pediré una continuación que también someteremos a votación. Al final resultará un relato que nadie habrá escrito y que todos habremos escrito. ¿Qué les parece?

Primera fase. Comienzo del relato

Durante esta semana empezaremos con el inicio del relato. Debe ser un texto de cincuenta palabras como máximo, tenéis una semana para enviarlo a través de los comentarios a este post. También podéis ir votando a partir de hoy el relato que mas os guste. Publicaremos el texto ganador en mi web y en redes sociales la próxima semana.

Únete 49 Comments

  • Amparo Ssnchez Edrosa dice:

    La pena me ahogaba ,lloré, se acerco a mi y preguntó ¿vale la pena?

  • Aritz Milla Murgoitio dice:

    Un anciano, con unas manos muy estropeadas por el trabajo de toda una vida, encontró en un mercadillo, dentro de un viejo libro, una carta amarillenta por los años. Él no sabía leer, pero le conmovieron los trazos de las palabras de la carta, y por ello la compró.

  • Juan Carlos Ferrer dice:

    Por fin se escuchó un llanto en la otra habitación. Ella intentaba adivinar si correspondia a un niño o a una niña.
    Transcurrieron largos minutos. La espera trajo algunas voces. Vislumbró el sonido de unos pasos. Su tía le cogió la manita. Aquella mañana de primavera lo cambiaría todo.

  • Cristina hg dice:

    «¿Por qué no aprendo a organizarme mejor? Al final, voy siempre a la carrera, da igual la hora a la que me levante que siempre me entretengo en algo…». Cristina iba engullida en sus pensamientos, esperando a que el semáforo le cediera el paso a los peatones; vio su imagen reflejada en la puerta de un autobús…

  • Cristina Holgra dice:

    «¿Por qué no aprendo a organizarme mejor? Al final, voy siempre a la carrera, da igual la hora a la que me levante que siempre me entretengo en algo…». Cristina iba engullida en sus pensamientos, esperando a que el semáforo le cediera el paso a los peatones; vio su imagen reflejada en la puerta de un autobús…

  • fermin lumbrera dominguez dice:

    ¡ Quieto parao ! Gritó al conductor de la excavadora Agustin ,jefe en las obras cercanas a la estación de tren de Campotorre . Quedaron al aire unos huesos , a primera vista de un cadaver,sin saber qué hacer en un principio ,decidieron finalmente llamar a la policia y ahí empezó el misterio

  • M. Cruz Garcia dice:

    «Aquí estoy, mi primera vez. Y, como todos dicen, con mariposas en el estómago. Bueno, realmente más que mariposas tengo un nudo, un estrangulamiento… Espero empezar pronto o creo que entraré en un ataque de ansiedad directamente.»

  • Raquel Cordero dice:

    Acunándome tranquila en el sofá orejero, rodeada de cascotes y cristales rotos, sostenía entre los brazos aquel milagro alumbrado hacía apenas tres días.
    Contemplé abstraída cómo su diminuta boca succionaba, ávida, de mi pecho henchido y caí en un sueño ligero, tibio.
    Al abrir los ojos, mi bebé, había desaparecido.

  • Ana Simón Orallo dice:

    Después busqué el pueblo, pero no aparece en ningún mapa. Está al norte, perdido entre las montañas. Su único acceso es una vieja carretera comarcal que muere allí mismo. Está deshabitado; no hay más vida que los hierbajos que invaden casas y tejados, hundidos por el tiempo y la lluvia.

  • Nicola Bolton pearson dice:

    Fue Manuel quien contestó al teléfono. De la oficina de Objetos Perdidos de los autobuses urbanos de Santander. ‘Hola Manuel, soy la señora extranjera que habló con usted hace un momento… Por el móvil de mi marido, que se le haya podido caer en el autobús. Figúrese lo que ha pasado…….

  • Nicola Bolton pearson dice:

    Elsie se llamaba. Por su abuela Elisabeth. Tuvo aquel sueño más de una vez; como si fuese una repetición de algo recordado de antaño, de un pasado que no le pertenecía. Pero era ella, transformada en un ser sin solidez, una criatura tan ligera que las alas la levantaban de la tierra, volando …

  • Nicola Bolton pearson dice:

    La pierna rota, el casco intacto, el motorista yacía sangrando en medio de la carretera. Su moto, de gran cilindrada, había acabado en un banco, las maderas astilladas. Saltó de su coche el médico mientras la conductora del coche causante del atropello, presa del pánico…

  • Carmen De Santos dice:

    OTRA HISTORIA INTERMINABLE
    Su afición por los viajecitos interplanetarios apareció precozmente.
    La cuna se le quedaba aburrida.
    A veces estaba … a veces no …
    Volvía siempre por hambre … ¡sabía que mamá le esperaba!
    Pronto, sus padres, supieron con dolor, que llegaría la temida separación necesaria, hacia un destino elegido salvador.

  • Manuela Bodas dice:

    No podía con aquella imagen.
    Aquella no era yo. Rugí como loba encerrada en una jaula.
    Tiré el espejo que me ofrecía el cirujano al suelo. En sus añicos podía ver cada cascote, oír cada gemido, mascar el polvo que era mi boca.

  • Magdalena F dice:

    Quede muy extrañada al llegar y comprobar, no estaba el letrero que todos los días, colgaba sobre la puerta de entrada; en el reloj de la plaza sonaban en ese momento once campanadas.

  • Manuela Bodas dice:

    Aquella fotografía de la revista, fue el punto y aparte de mi vida. Era hora de coger el petate. Nunca mejor dicho lo de petate, era el mismo en el que nos habían enviado los objetos personales de mi hermana, cuando fuimos al aeropuerto a recoger su cadáver.

  • Rahma Mustafa dice:

    ¡¡Hoy es el gran día!!
    Un día antes vendió su coche. Sin levantar sospecha alguna, con mucha valentía, una maleta y sus dos hijas, dejaría atrás todo lo horriblemente vivido.
    Antes de subir al barco, con el corazón a mil, unos gritos de lejos la paralizaron.
    ¡¡No puede irte!!! Nooooo

  • Carmen Castro dice:

    Era una mañana de domingo, otoño de 1970. Ya no llovía, abrí los ojos y oí a mamá en el jardín.
    Salté de la cama para ir en su busca, pero… Una mano me sujetó tras la puerta de salida, una amenaza ahogo mi grito, no podía avisar a mamá…

  • Araceli Pastor dice:

    Era primavera. Estaba enfadada, aunque no recuerdo el motivo, cuando vi a aquel hombre que, sentado en su coche esperando que el semáforo cambiará, lloraba como no he visto llorar a nadie.
    Han pasado los años aún pienso en él y me pregunto
    ¿Qué le estaría causando tanto dolor ?

  • Mercedes González Tolosa dice:

    Siempre he pensado que tenía que escribir esta historia, pero al sentarme delante de un papel, las palabras que tan fácilmente venían a mi mente cuando intentaba conciliar el sueño, se desvanecían, me quedaba en blanco como el papel que esperaba expectante los trazos azules de la tinta del bolígrafo.

  • Merche de la Villa dice:

    EL VENDEDOR
    Tras escampar la lluvia torrencial, el agua bajaba todavía con fuerza por las empinadas calles de Guanajuato, cuando ya escuché, como todas las tardes, el chirrido de la bicicleta de Rubén.
    Rubén es un niño que vende boniatos, nopales y plátanos calentitos en el barrio, su gesto es serio……

  • Pilar Calleja dice:

    – ¿Por qué no te atreves a decírselo?- dijo Lucía intentando que él comprendiese la necesidad de que Alfonso debía saberlo.
    – Tú lo ves todo muy fácil, siempre has alardeado de tomar decisiones rápidas, pero sabes que a veces no te ha salido la jugada como esperabas..- respondió Miguel…

    CONTINUARÁ…

  • Angel MUÑOZ dice:

    La ansiedad no le daba tregua y le mantenía insomne muchas horas de las infinitas noches. En esa semana decisiva le atormentaba la imposibilidad material de finalizar un análisis financiero, de cuyo concluyente resultado y una hipotética transacción posterior dependía el futuro de la empresa donde crucificaba sus mejores años.