La Revolución de las Mujeres

Imprimir
La Revolución de las Mujeres
  • Editorial y ciudad JdeJ Editores, Madrid
  • Fecha de publicación 2006
  • Páginas 171
  • ISBN 978-84-934334-3-8

La sociografía se puede definir como “la investigación sociológica a través de las imágenes o una interpretación por medio de la palabra escrita”. Este libro es un ensayo fotográfico donde se relata, utilizando el fondo de fotografías de la Agencia EFE, uno de los movimientos más importantes del siglo XX: la incorporación de la mujer a la vida pública, al trabajo, a la política. Como dice Marina, “el paso de la invisibilidad a la visibilidad”. Históricamente la realidad estaba perfectamente dividida, el ámbito privado era la propiedad de la mujer, y el público era el reino casi exclusivo del hombre. Esta separación daba lugar a otra circunstancia más profunda, una línea que separaba claramente lo que se podía ver de lo que no se podía ver.

Tanto el antifeminismo exaltador como el devaluador tuvieron como resultado la reclusión de la mujer en el ámbito privado. La movilización femenina tenía, pues, que darse en tres frentes: el laboral, el educativo, y el político. En España, el movimiento feminista tiene cierta emergencia durante la República, que resulta ser el tiempo de pioneras como Victoria Kent o Clara Campoamor.

Las imágenes de la guerra, nos muestran esta España dividida. La Lucha de dos modelos, de dos proyectos que por entonces parecían destinados al eterno enfrentamiento. Con la victoria de Franco se retoma el modelo patriarcal, donde la mujer se encuentra dispuesta a renunciar a todo en aras de la estabilidad familiar.

A partir de los años 60 la situación va cambiando. La bonanza económica, la emigración campo-ciudad, el cine, el turismo actúan como cómplices para que la mujer vuelva hacerse visible. Con la transición política, esta revolución toma nuevos bríos, logrando en pocos años la igualdad jurídica, educativa y laboral. La situación social ha ido cambiando más lentamente. ¿Es todo de color de rosa? Esta pregunta es la que contesta José Antonio Marina en el último capítulo del libro. Muchas pensadoras feministas consideran que hay un sentimiento de decepción en las mujeres: la mujer ha emergido a la vida pública pero sigue siendo la principal responsable de la vida familiar. Han surgido problemas nuevos, derivados de que no existe un modelo nuevo estable, estamos construyendo y parece que nos toca inventarnos la vida constantemente. Se ha conseguido la igualdad, y sin embargo los hombres y las mujeres se sienten psicológicamente distintos. La mujer actual está más sometida que nunca a la esclavitud de la imagen.

Mi idea es que deberíamos dirigirnos hacia una cultura del cuidado, de la atención creadora, porque esa actitud nos permite un doble marco de las relaciones entre los géneros”: propone el autor como el siguiente paso para concluir esta revolución silenciosa de las mujeres.

© Todos los derechos reservados - Texto legal