La Lucha por la Dignidad

Teoría de la Felicidad Política

Imprimir
La Lucha por la Dignidad
  • Autores José Antonio Marina y María de la Válgoma
  • Editorial y ciudad Anagrama, Barcelona
  • Fecha de publicación 2000
  • Páginas 368
  • ISBN 978-84-339-6145-7

El anhelo de felicidad es común a todo ser humano, pero sólo podemos alcanzarla integrados en una sociedad más justa que nos permita desarrollar nuestras posibilidades, es decir, alcanzando la felicidad política. La inteligencia crea el Derecho para librarse de la ley del más fuerte, y las normas morales para dirigir la conducta y organizar la convivencia; pero, además, sobre la identidad biológica recibida, inventa una nueva posibilidad, la de constituirnos como especie dotada de dignidad, es decir, de derechos. Éste es el gran proyecto de la inteligencia creadora, que le permite conciliar ambas metas, la personal y la social. El mundo occidental, instalado en la modorra y la comodidad de sus derechos adquiridos, olvida que éste es un proyecto inconcluso que hay que continuar realizando, manteniendo y ampliando, por eso es necesario recordar con cuanto esfuerzo y dolor se han alcanzado los derechos de los que disfrutamos y la precariedad y el alcance limitado de lo conseguido.

El libro es un tratado sobre la felicidad política, la crónica de las luchas del ser humano para alcanzar sus objetivos, una historia de avances y retrocesos, éxitos y fracasos, que quiere ser también un homenaje a todas las personas anónimas y los grandes personajes históricos que hicieron posible la evolución moral de la Humanidad. Al tiempo, se traza la genealogía de la ética; para entender mejor el proceso se estudian otras culturas, épocas y situaciones, y también los horrores a los que da lugar la falta de derechos. Para ello, se ha analizado una documentación muy diversa: textos de antropología moral y jurídica, psicología social, historia de las instituciones y del Derecho, política y movimientos sociales, religión y pensamiento, entre otros.

La inteligencia humana descubre que sólo afirmando el valor intrínseco de cada ser humano podemos luchar eficazmente contra las lacras que nos asolan- discriminación, intolerancia, arbitrariedad, tiranía, violencia, guerras, miseria… Ése valor es la dignidad, de la que penden los derechos y las obligaciones del ser humano. Y, en nuestro proceso de construcción de una nueva Humanidad, necesitamos ir más allá y elaborar una Constitución Universal, que lleve nuestros anhelos y exigencias a su plenitud.

© Todos los derechos reservados - Texto legal