La Magia de Leer

Imprimir
La Magia de Leer
  • Autores José Antonio Marina y María de la Válgoma
  • Editorial y ciudad Plaza & Janés, Barcelona
  • Fecha de publicación 2005
  • Páginas 159
  • ISBN 978-84-013-7936-9

Este libro se propone contagiar el placer de la lectura. Los autores, hechizados por su magia, quieren extenderla a todos, porque para que esta magia manifieste su poder necesita el entusiasmo de una confabulación de convencidos. Suscitar el deseo de leer en los adultos para que se lo transmitan a sus hijos es el objetivo principal de esta obra, que recoge la experiencia de expertos psicólogos y pedagogos en este terreno, describe los distintos placeres que pueden proporcionarnos la novela, la poesía o el ensayo, y propone una serie de estrategias para padres y profesores. Se trata, en suma, de conseguir que, además de una herramienta imprescindible para el desarrollo personal, leer sea una actividad gratificante: un placer.

Sabemos que la lectura es el medio más eficaz para adueñarse del lenguaje, por tanto tiene una función que no es meramente cultural ni estética; es una función vital indispensable para el desarrollo de la inteligencia, la plenitud afectiva de nuestras relaciones y la dignidad de nuestra convivencia.

El lenguaje es una herramienta social; con ella nos comunicamos con los demás, pero también con nosotros mismos. Nuestra inteligencia es lingüística, manejamos con palabras nuestros mecanismos intelectuales, continuamente nos hablamos a nosotros mismos, nos hacemos preguntas y nos damos órdenes. Mediante el lenguaje analizamos nuestras creencias, sentimientos y acciones; gracias a esa habla interna hacemos consciente lo que vemos y aclaramos nuestro confuso mundo emocional. Sabemos la relación estrecha que existe entre las capacidades lingüísticas de un sujeto y su procedencia social y económica; al ampliar esas facultades, la lectura resulta además una gran niveladora social, tan revolucionaria como la redistribución de la riqueza.

El fin de la educación es enseñar a desear lo deseable, es necesario pues suscitar el deseo de leer; para ello, hay que vencer resistencias y dificultades mediante una serie de técnicas básicas que deben utilizarse desde el nacimiento mismo del niño y durante todas las etapas de su educación: desde la primaria, en que deberá adquirir las técnicas y hábitos de lectura, hasta la secundaria, donde es necesario redoblar el esfuerzo para ayudar a comprender los textos y sobre todo motivar a los adolescentes. Contagiar nuestros entusiasmos mediante una poética apasionada y tenaz, proporcionar adecuados ejemplos, establecer metas y recompensas, convertir la lectura en un hábito, seleccionar en cada momento las lecturas adecuadas a su edad y a sus preferencias, y cambiar las creencias erróneas que se puedan tener acerca de la lectura, son estrategias útiles para allanar el camino de una actividad que puede parecer ardua y poco atractiva.

© Todos los derechos reservados - Texto legal