La autoridad

(El Mundo)

Imprimir

La autoridad es uno de esos conceptos fundamentales que se ha vuelto confuso.  Hannah Arendt consideraba una catástrofe social, política y ética que se perdiera o desvirtuara.  Ha sucedido.  Lo relacionamos con “autoritarismo” que es su negación.  Una de las tareas de la necesaria regeneración española es, precisamente, la regeneración de los conceptos y las palabras.  Desde la época romana “poder” y “autoridad” se distinguen claramente.  El poder se ejerce mediante la coacción (legítima o ilegítima).  La autoridad, en cambio, se ejerce a través del respeto que suscita.  Cuando hacemos caso a una “autoridad en medicina” nos sometemos a su sabiduría, no a su fuerza.  El hecho de que instituciones fundamentales hayan perdido “autoridad” conduce al imperio del poder, de la coerción.  Un modo de barbarie.  Les invito a participar en el debate sobre la “autoridad”.  Lo he comenzado tratando de la “autoridad del profesor”, porque estamos a comienzo de curso y esto es lo que más preocupa a los docentes.  Pero es un tema que inevitablemente nos lleva a la “autoridad de los políticos”.  ¿Me ayudarían a regenerar este concepto? Pueden participar en blog.joseantoniomarina.net  Gracias.

The case studies illustrate some strategies for www.essayclick.net structuring used by experienced academics in their lectures

© Todos los derechos reservados - Texto legal