¿Por qué resultan tan atractivas las teorías de la conspiración? Conspiraciones han existido siempre, pero las que atraen al público son las más gigantescas, improbables o imposibles, las que tienen que ver con adueñarse del mundo, de las mentes, de la voluntad de todos, con la emergencia de un poder mundial.

Estamos fomentando las “democracias fáciles”, en lo que colaboran todos los populismos, y, de paso, estamos admitiendo la incapacidad del estado democrático para contener esos poderes ocultos.

Puedes leer el artículo de esta semana “Democracia Crédula” en el blog El Panóptico de José Antonio Marina pulsado aquí.

Deja tu comentario