La exaltación independentista en Escocia está presionando para un nuevo referéndum al que Boris Johnson se opone radicalmente. Un aspecto peculiar de la propuesta independentista escocesa, al menos en el anterior referéndum, es que la reina de Inglaterra continuaría siendo Jefe de Estado simbólico de la nueva nación. Esta es una solución inglesa que no deja de sorprenderme. Isabel II es reina de dieciséis países, incluyendo Canadá, Australia o Nueva Zelanda. También de varios Estados insulares del Caribe, como Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Granada, Jamaica, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas; y otros en el Pacífico como Papúa Nueva Guinea, las Islas Salomón y Tuvalu. Los ingleses siempre han demostrado una fantástica inventiva política

Por 14 de febrero de 2021Sigo la pista a

Deja tu comentario