La evaluación docente

Imprimir

Estos días me he convertido sin quererlo en personaje del espectáculo. Apareció en la prensa que iba a recomendar que la retribución docente estuviera ligada a su eficiencia educativa y el mundo explotó. Todas las cadenas de TV , todas las radios y periódicos  de cobertura nacional, y muchos locales, se han ocupado de la noticia. Los sindicatos la han criticado, las confederaciones de padres han adoptado posturas encontradas,  los docentes se han sentido amenazados. Este interés tiene un aspecto bueno –plantea un debate educativo- y un aspecto malo: el debate se basa en una equivocación. La evaluación del docente es necesaria, pero no se basa en la nota de sus alumnos. Hacerlo así da lugar a todo tipo de críticas: los profesores pueden dar aprobado general, los centros con un entorno difícil serían discriminados, se culpabiliza al profesor de todo lo que haga el alumno. Algún sindicato niega que haya profesores buenos y malos porque todos tienen la acreditación necesaria. Irene Rigaud, consejera de educación de Cataluña, dice que no está de acuerdo conmigo porque todos los docentes tienen que ser buenos. Muchos docentes se oponen a cualquier evaluación con el argumento de que no somos fabricantes de tornillos y nuestro desempeño no se puede evaluar. Es posible que yo me explique muy mal, y eso de lugar a tantos malentendidos, pero creo que hay algo más. En una entrevista al periódico ABC comenté que la Fundación Bill Gates es la que estaba dedicando mas dinero a investigar sobre la formación y evaluación del profesorado, y que había grabado 20.000 horas de clase para evaluarlas, comentarlas y que  sirvieran para formar a otros docentes. El titular de esa entrevista es   “Grabar las clases para evaluar al profesor”. Viene a verme un equipo de la Sexta para preguntarme si propongo instalar cámaras en las aulas para vigilar a los profesores. El programa de Bill Gates se llama “Measures of Effective Teaching” (MET Project), y hemos hablado de él en otra entrada.

Volviendo a la evaluación. No sólo se puede evaluar, sino que se debe hacerlo. Estamos revisando como se hace en otros países. Por de pronto, les propongo siete parámetros diferentes para evaluar a un profesor:

(1).-Su portfolio profesional, que es la documentación sobre toda su trayectoria académica y profesional, su itinerario profesional, los cursos a que ha asistido, las actividades que ha hecho, etc.

(2).- El aprovechamiento pedagógico del alumno. No la nota, sino el modo como  el niño o la niña ha progresado.

(3).- La opinión del alumno.

(4).- La observación del profesor en el aula. El modo como da clase, como se relaciona con el alumno, el clima del aula, etc..

(5).- La relación que mantiene con los padres de los alumnos. SI decimos que la familia tiene una gran influencia educativa, buscar la colaboración con las familias me parece esencial

(6).- El modo de colaborar con el resto de profesores del Centro. El claustro en muy importante.

(7).- La calidad del centro. ¿Por qué me parece importante este factor? Porque es una manera de preocuparse del modo en que el resto de docentes está  realizando su trabajo.

A esto, hay que añadir un coeficiente correctos, sobre todo en el apartado 7, atendiendo a las características del entorno, y a la situación de inicio del centro.

Supongo que en la documentación que tenemos aun sin revisar aparecerán otros criterios, pero estos son suficientes para mostrar que nuestra tarea se puede evaluar objetivamente.

El tema de la evaluación preocupa en todo el mundo. La OCDE publicó en el año 2010 el estudio “Evaluación docente: prácticas vigentes en los países de la OCDE y una revisión de la literatura” En este informe se examina la literatura académica y de políticas actual sobre evaluación del desempeño docente en la educación primaria y secundaria. Sirve también para actualizar y expandir la sección correspondiente incluida en el estudio “Los docentes son importantes: cómo atraer, formar y retener a los docentes eficientes” (Teachers Matter: Attracting, Developing and Retaining Effective Teachers), publicado por la OCDE en 2005. Otros informes que nos han interesado son “Teacher Evaluation 2.0″, de  The New Teacher Project, una asociación sin ánimo de lucro que fomenta la educación de calidad; y el informe Eurydice de la UE: “Autonomía y responsabilidades del profesorado en Europa“, en donde se trata en el capítulo 6 la evaluación y los incentivos.

 

 

50 comentarios

  1. No se el método correcto para evaluar a un profesor, pero tengo claro que debe hacerse, al igual que en cualquier otro tipo de trabajo te evalúan y si no das la talla pues a la calle.
    No niego que hay docentes de una gran calidad, pero evidentemente también los hay que no dan la talla, es pura estadística.
    Que es ser un buen profesor? El que transmite conocimientos y despierta el interés de lo que enseña en sus alumnos. Eso es para mi ser un buen profesor.
    No creo que sea esto lo que tenemos mayoritariamente hoy día en España, hay muchos que se consideran (ellos, claro está),grandes profesores porque aprueban su asignatura un numero muy reducido de alumnos. Alumnos que si están en 2º de bachiller se están jugando su futuro, porque gracias a estos profesores tan buenos, les baja la media y no pueden optar a estudiar la carrera por la que tienen gran vocación.
    Yo creo que si, que hay que evaluarlos, porque si en un 2º de bachiller donde los chavales se están jugando su futuro hay un profesor que suspende a mas de un 75% de sus alumnos con notas que oscilan entre el 0 y el 3, no creo que el problema lo tengan los alumnos, creo que aquí el problema lo tiene el profesor. Y le aseguro que este problema lo tenemos y si puede ayudar para que no impartan clases (al menos en bachillerato) el que se realice una valoración al profesorado, me parece estupendo que se haga.

  2. Buenos días. Como docente y como usuaria del sistema educativo público español, me ilusiona que se hable de una reforma seria. Sin embargo, la sensación que no puedo evitar tener es de ESCEPTICISMO. Escepticismo respecto a la capacidad de las autoridades educativas de llevar a cabo una reforma tan compleja, respecto a su voluntad de anteponer lo conveniente a nuestros hijos a su amor al poder, por un lado, y al hecho de que no los considero en posesión del talento necesario para tan ardua empresa, por otro. Si, en plena crisis, lo único que han sido capaces de hacer es aumentar la ratio y añadir horas de docencia directa al profesor, si no han sido capaces de establecer distinciones tan simples como entre el absentismo justificado y el injustificado, si al docente castellano-manchego le ha dado lo mismo tener una enfermedad grave que un resfriado (en ambos casos ha dejado de cobrar), ¿cómo puedo creer que van a ser capaces de evaluar con justicia algo tan complejo como el desempeño de la labor docente? ¿van a saber/querer aplicar criterios tan complejos como los que harían falta? No sé.
    Lo que percibo entre mis compañeros es el temor de que, al final, todo quede, como siempre, en el desprestigio del gremio a favor del ahorro (y en perjuicio de nuestros hijos y alumnos).
    Aun así, si de verdad se hiciera algo eficaz, me encantaría formar parte del cambio.

  3. Hola, me llamo Héctor y llevo trabajando como profesor interino de secundaria en Castilla La Mancha 7 años.
    Este curso 2015/16 tengo que atender a 192 alumnos. Repartidos de la siguiente manera:

    1ºC VALORES ÉTICOS: 8 (3 ACNEAE)
    1ºD VALORES ÉTICOS: 10 (1 ACNEAE)
    2ºA EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA: 28 (4 ACNEE)
    2ºB EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA: 29 (1 ACNEE)
    3ºESO VALORES ÉTICOS: 28 ALUMNOS (16 DE PMAR + 1 ACNEAE)
    II BACH A HISTORIA DE LA FILOSOFÍA: 33
    II BACH B HISTORIA DE LA FILOSOFÍA: 30
    II BACH PSICOLOGÍA: 26

    Al trabajo de corregir y preparar clases, hay que añadir el papeleo continuo y estos últimos años tenemos que intentar adaptarnos a una nueva manera de evaluar (indicadores, competencias y estándares de aprendizaje) sin que nuestros jefes nos la explicasen antes. Añadamos a todo esto, los problemas de conducta de los alumnos, y el aumento de ratios por clase y de horas de trabajo.

    Si alguien decide evaluarme y su conclusión es que soy un mal profesor, que por favor tenga en cuenta lo que hay detrás de un profesor que en su trabajo diario está al limite.

  4. Creo que evaluar a los profesores estaría bien porque los buenos no tendrían problema y los menos buenos harían un esfuerzo por ser mejores seguro.
    Es necesario una mayor formación al profesorado pero creo que la gran mayoría necesita vocación. Sin vocación no hay pasión y sin pasión no tiene sentido tu trabajo.
    Es difícil la tarea de un profesor pero mucho más cuando no tienes interes.

  5. Para evaluar el trabajo de un profesor o de un equipo de profesores, lo más importante es ver en que grado saben enseñar a sus alumnos. Para ello lo mejor es tener en cuenta lo que sabían los alumnos de una materia antes y después de recibir clases en un determinado centro. Este sistema es socialmente justo ya que no se basa en las notas finales, que probablemente serán más altas en los contextos sociales elevados, sino en el grado de mejora. Además, como se diferencia entre una materia y otra, es profesionalmente correcto, ya que en un mismo centro la enseñanza de una materia se puede hacer mejor que la de otra. Y como no establece diferencias entre los profesores del centro de una misma materia, es didácticamente positivo, ya que potencia el trabajo en equipo y la corresponsabilidad de todos.

    Para saber los niveles de los alumnos, éstos deberían realizar evaluaciones externas, ya que no tendría sentido que fueran los propios profesores que optan a un complemento económico los que se las hicieran. Se debería hacer una evaluación al final de la Primaria y otra al final de la ESO, sobre cada una de las materias y deberían tener valor académico, es decir debería ser necesario aprobarlas para poder acceder a la siguiente etapa. Los alumnos de Primaria que no la superaran ni en junio ni en septiembre, deberían retrasar un año su acceso a la ESO, mientras que los de ESO podrían volverse a presentar sin límite de convocatorias. Esta exigencia académica es indispensable, ya que sólo así serían un estímulo para que el alumnado se esforzara más en aprender, lo cual es indispensable para mejorar un sistema educativo. Sin esa exigencia, por mucho que se esforzara un profesor, le sería muy difícil conseguir que sus alumnos también lo hicieran.

    Para disminuir la influencia de una promoción de alumnos especialmente difícil de motivar, las evaluaciones del profesorado deberían comprender como mínimo un periodo de tres años de profesión.

    Antonio Jimeno
    Profesor

  6. Digo que el director es el que debe ser evaluado porque entiendo que no debe ser funcionario (aunque pueda estar en excedencia) debe tener fuertes incentivos y posibilidad de despido y no renovación.
    Quién hace la evaluación de los centros. Los informes de evaluación y las recomendaciones correspondientes deben hacerlos empresas privadas, similares a las de calificación de riesgo económico como Standar and Poor´s. Una empresa de evaluación educativa pude ser contratada por el propietario del centro para realizar un informe cada 3 años coincidiendo con la renovación del contrato del director.
    Para evaluar a un profesor hay que estar todos los días muy cerca de él, para ver los aspectos positivos y los menos positivos, sus actitudes y creencias educativas, su interés y proximidad por cada alumno. En fin someterlo a evaluación es dar carnaza a la sociedad para tratar de justificar lo que por otra parte es injustificable, continuar con los privilegios laborales.

  7. El director es el que puede ser evaluado y al que se le pueden pedir responsabilidades, aunque para ello hay que concederle cierta autoridad en las relaciones laborales con sus trabajadores (no más que las de cualquier empresa). Vacaciones, horarios, sueldos y renovación de contratos no pueden depender de un expediente (sancionador) administrativo, tampoco de la discreccionalidad de una persona pero debe haber un proceso eficaz para aplicarlas. Sugerir a un docente que haga un cursillo de formación determinado o modificar las condiciones de su contrato dentro de unos márgenes debe ser responsabilidad del director (y no dedicar su tiempo a reclamar a la administración que pague las facturas de la calefacción).

  8. Que sea bueno o malo es interesante, pero lo que de verdad importa es que sea eficaz y eficiente. Identificar las categorías morales con las profesionales conduce al sensacionalismo y oculta el problema.
    Un docente eficaz es el que consigue los resultados deseados (definidos por la empresa para satisfacer a los padres). Un docente eficiente es que aprovecha mejor y en mayor cantidad y calidad los recursos (tiempo, dinero e instalaciones) disponibles.
    Quién es la persona que está mejor capacitada para detectarlo: el director del centro. Es el que está en contacto al mismo tiempo con los clientes y con los trabajadores. La unidad de evaluación desde el exterior debe ser el centro docente no el docente como persona. Y el director es el que debe responder de la evaluación de su centro, y debe poder ser despedido o recompensado con el triple del sueldo más alto.

  9. No perderé más el tiempo con este tipo de comentarios, sólo decir Sr. Marina que una dosis de realidad le vendría bien (a veces esta realidad se contrapone con un buen puesto remunerado), unas dosis de clases en secundaria le vendría bien, en cualquier instituto normal de España.
    NO hay que ser muy listo para saber que para que funcione la educación tiene que ser valorada por la sociedad, por las personas de a pie, cosa que hace muchísmos años no se hace, más aún con los comentarios que usted hace en los medios de comunicación.
    No es tanto la metodología, evaluación…etc, es más el interés educativo de una sociedad la que hace que triunfe, si no aprende esto usted o no lo sabe (cosa que ratifico) es imposible abarcar ningún avance en educación.
    Por otro lado decirle que es usted un prepotente, en 5 años dice usted que arregla la educación, será como los intentos de algunas administraciones obligando al docente a aprobar al alumnado sin llegar a los mínimos, así cualquiera, pero después cuando lleguen a PISA otra porquería, a no ser que se les prepare para la prueba, cosa que me temo que también sucederá, con lo cual la formación integral hará aguas.
    Saludos y espero que reconsidere sus manifestaciones.

    • Por otro lado y para terminar, decir que todas los nuevos mantras educativos del buenismo absoluto sólo consiguen en España trabajo para los falsantes que los imparten.
      Una educación sólida se basa en el respeto al docente, trabajo y disciplina. Nada más.

  10. Soy profesora desde hace 27 años, he desarrollado mi trabajo en la antigua FP, ien la ESO y el bachillerato.
    El centro donde trabajo hace unos 7 años entramos en el programa de “Qualitat i millora contínua” (Calidad y mejora contínua) que bàsicamente consiste en que todos los documentos del centro sean iguales. Dos veces al año pasamos una auditoria para mantener la ISO-9001. En ésta auditoria, una persona que no es docente (en nuestro caso la empresa Applus) nos inspecciona lo que realizamos, pero no cómo desarrollamos nuestra labor docente, sinó si estan hechas las programaciones y las cumplimos exactamente; si los alumnos necesitan reforzar algún concepto no puede ser porque no se cumplen las horas. Si pasamos lista y está registrado. Si el formato de los examenes y ejercicios es igual en todas las matérias…
    Si la evaluación ha de ser de este tipo no estoy de acuerdo porque no me aporta nada a mi práctica docente. En cambio si la evaluación consistiera en que la persona evaluadora me ayudará a mejorar. ADELANTE.
    Para terminar sólo decir que en todos los años que llevo enseñando, sólo me ha entrado una sola vez el inspector para hacer una evaluación para el acceso a la catédra.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© Todos los derechos reservados - Texto legal