Imprimir

Cuestión previa nº 1

La pretensión de una teoría científica o filosófica es ser verdadera. Por ello, debe aclarar previamente lo que entiende por “verdad” y enunciar los criterios que permiten reconocerla.

150 comentarios

  1. Podría ser que ni si quiera la verdad sobre la verdad es la verdad, excepto la individual, y siempre y cuando no se la ponga en duda uno mismo. Verdad absoluta es = Verdad individual, y Verdad social es = Verdad relativa. El grado de verdad en su punto más alto seria el mas próximo a todos los que la componen

    • Esto ya lo he escrito antes por error en un párrafo tuyo Víctor más arriba, iba aquí:

      Víctor, eso de que la verdad más absoluta es la individual ¿no implicaría no equivocarse nunca?

      La verdad más cercana a cada una de las individuales sería una verdad promedio, Si formulamos una pregunta acerca de algo que se puede contestar como cierto o falso, ¿cuál es el promedio?

      Tampoco parece lo contrario ,que la verdad sea “democrática”. Puedes proponer que algo verdadero y verfiicable tiene mayor potencial de ser aceptado intersubjetivamente, pero la inversa no es cierta. La mayor parte de los pobladores de la Tierra creían que la tierra era plana en un momento determinado de la Historia.

      • Una verdad individual, cuando se comparte, deja de serlo, sin duda alguna que me puedo equivocar pero es una verdad única y personal, como un dogma de fe, o que sea de un equipo de futbol que aunque valla mal para mí, sea mi mejor equipo.
        Lo falso creo que no tiene ni un grado de verdad por lo tanto, no hay promedio.
        Lo de la tierra hasta que no se demuestre lo contrario, a veces la mayoría no es concepto de verdad.
        Creo que la verdad puede ser democrática, es más, debería serlo porque se comparte.

        • Victor, si se pudiera discernir la verdad absoluta sólo tndría dos valores “cierto” o “falso”, de un conjunto discreto, los podemos representar como números {0,1} . Si asignamos probabilidades de verdad, son valores reales entre 0 y 1 (ambos inclusive), todos válidos, el 0 también.

          El proceso de asignación de verdad puede ser democrático en cuanto participe de él mucha gente, pero el resultado de la verificación no depende de la opinión mayoritaria.

          • Esque no puedo discernir, mi verdad no necesita ser puesta en duda, pondré un ejemplo; algunos nos enamoramos alguna vez o más y sino la mayoría, creo. Si es verdad que me pueden aconsejar, también es verdad que depende el o los consejos, te puede ir mejor o peor. Mi pregunta sería: ¿se puede poner en duda lo que se siente?

            En el segundo texto estoy completamente de acuerdo, porque la mayoria no siempre lleva la razón, pero hay que tenerla en cuenta…

            • Repuesta a Victor. La verdad, en efecto, no es democrática. La democracia es un modo de gestionar el poder. Pero, por poner un ejemplo, no se puede someter a votación la teoría de la evolución. Respecto a lo de si puedo poner en duda mis sentimientos, hay un par de precisiones que hacer. Una persona puede no saber lo que siente por otra. En ese caso, sin embargo, tiene una evidencia: la de que no está seguro. El que duda sabe que duda. Cuando introduce su sentimiento en una categoría y dice “lo que siento no es amor sino dependencia afectiva” es él mismo quien va a poder corroborar o tachar esa evidencia. Puede pedir a alguien que le ayude desde fuera a llevar a cabo ese proceso de análisis, pero en ultimo término el de fuera sólo podrá fiarse de lo que le dicen.

              • Tocas un punto que me parece importante y que, hasta donde he leído, aún no ha sido abordado: la relación entre la verdad y el poder. Pienso en textos clásicos al respecto como pueden ser los de Nietzsche o los de Foucacult.

                Entiendo que en este punto no es central a lo que se debate (la primera tesis de Bucle), pero me parece importantísimo anotarlo. Las instituciones se justifican en discursos que tienen pretensión de verdad. Por los medios a su alcance buscan armar un caso a su favor. Y pueden ser muy persuasivas.

                Me viene un argumento del otro lado del espectro en relación a lo que escribía Vaclav Havel en “El poder de los sin poder” sobre la disidencia.

                Supongo que ambos puntos de vista están condicionados por una voluntad totalitaria que no es rara en los discursos que pretenden la verdad. La visión total debe ser siempre sospechada. Cuando veo una narración redonda y sin falla aparente me siento siempre tentado a buscar las grietas.

            • Supongo que tienes razón en que seguro que sientes lo que sientes, pero a mí me parece que cuando quieres percibirlo o categorizarlo, estás sometido a sesgos y a las limitaciones de tus categorías. Hay un trastorno llamado alexitimia que consiste en no saber expresar lo que sienten aunque lo sientan. La percepción de las propias emociones es educable. Yo creo que una persona con un vocabulario emocional más desarrollado, percibe mejor los matices de sus propias emociones.

              Hay expresiones como “engañarse a sí mismo” que ya nos advierten de que nos podemos confundir incluso con nuestras propias emociones.

              • Es que las evidencias que tenemos sobre nosotros mismos tambien pueden estar equivocadas. En inglés se distingue entre “emotion” y “feeling”. La “emotion” es un fenómeno fisiológico que se convierte en “felling” cuando pasa a estdo consciente. En ese paso sufre una serie de interpretaciones “top down”,

  2. “Tu verdad no, la verdad y ven conmigo a buscarla. La tuya …” no te la guardes, compartela con nosotros.

    No mezclaría en la redacción de la “cuestión previa n 1” teoría científica y teoría filosófica. Una permite predecir y la otra entender. Para mi una empieza donde termina la otra, donde deja de funcionar. De hecho hay campos intermedios como la sociología o la economía cuyas certezas son mucho mas débiles, que están muy necesitados de un enfoque mas filosófico y menos científico.
    Coincido con la idea de que cualquier teoría debe pretender ser verdadera ( como propósito) para no ser literatura, pero estamos rodeados de teorías poco preocupadas por la verdad que sirven a otros objetivos.
    Podríamos redactarlo en la linea de: “Para elaborar una teoría filosófica tenemos que empezar por definir que vamos a considerar verdadero, porque asumimos que existen tipos diferentes de verdad. Solamente identificando unos criterios de validación podremos avanzar”.

    • No sé si esta iniciativa va a morir de éxito. (O va a matarme de éxito) Los temas que planteas -los campos intermedios y la diferencia entre “conocer” y “entender”- son tan difíciles que tengo que pensarlos antes de contestar. La “comprensión” se refiere a comportamientos humanos y, en efecto, la sociología y la economía son ciencias de los comportamientos humanos. Habría que añadir, al menos, la psicología. Mi reserva se debe a que no sé cómo saber si una “comprensión” es verdadera o no. Cuando sepa qué decirte, te lo diré.

  3. La verdad como simetría entre pensamiento y realidad, debe ser siempre una aspiración humana; pero, a la vez quedarse en eso, en aspiración. Debe ser una tensión siempre por resolver, ante el vacío valorativo que la objetividad impone y las puertas que abre a los intereses ajemos a esta armonía. Desde esta meta nace un condicionamiento sobre nuestros criterios de verdad, tanto aquellos que pretenden delimitar la veracidad en la naturaleza, como en las ciencias humanas; pero sobre ambos se cierne una condición, como es la confianza. La podemos ver en el desarrollo de la ciencia, de la mano de Thomas Kuhn, cuando impone sobre la falsabilidad escrupulosa, los criterios sicológicos para cambiar un paradigma por otro. Los científicos se sienten más cómodos, tienen más confianza en un modo de investigar que en otro; no ya por los resultados que obtengan, sino por simpatías, por pertenencia a redes sociales de investigadores que comparten expectativas, sueños, metas… La relación humana, las emociones, imponen su fuerza sobre la elección de criterios empíricos desde los que asomarse a la naturaleza y a la sociedad.
    Ahora bien, cómo se establece esa confianza; quizá para eso tengamos que recurrir a la comunicación, a los usos del lenguaje, sin olvidar que tan importante es el lenguaje verbal, como el que permanece inescrutable para la lógica, el no verbal. Uno y otro intervienen en las argumentaciones que tienen que fundamentar dicha seguridad. En ese momento filosófico, especulativo, de crisis paradigmática, los discursos que tengan pretensión de inteligibilidad, que traten de hacer comprensible la realidad, aquellos que pretendan decir algo que se corresponda con lo que sucede; aquellos que se acomoden a las expectativas que en ese momento tiene la comunidad de hablantes, haciendo coherente el alegato con el ideario del grupo; aquellos serán los que impondrán el nuevo camino hacia la verdad. Pero la verdad, como decía al principio, hay que entenderla en el sentido en que lo hacía Ortega y Gasset, como una espiral, como un círculo que se cierra cada vez más en torno a ella, pero que nunca, nunca, por suerte para el ser humano, es capaz de cerrarse definitivamente.

    • Es importante poner de manifiesto los factores externos a la propia Ciencia y su influencia en la elección de teorías, pero no hay que exagerar. Una teoría puede tardar más en ser aceptada si no la respaldan grupos poderosos o es minoritaria, pero si hace predicciones falsas no se acepta. Ya sé que esto varía según el tipo de ciencia más o menos “dura”. Hay mucha “presión social” para que lo que se ha encontrado en el CERN sea el bosón de Higgs, pero si no cumple todas las características, abrirá un nuevo camino y se tendrá que revisar el modelo estándar. Puedo ser ingenuo, pero con todas las desviaciones, hay una cierta meritocracia de las teorías.

      • “Hay una cierta meritocracia de las teorías”
        Por supuesto e incluso en terrenos del pensamiento alejados del campo científico, como por ejemplo, la teología, existen teorías y sistemas que presentan más credibilidad que otros. A veces partimos de una idea inicial, que puede ser instintiva o no deductiva y que nos puede llevar a alcanzar un nivel de verdad constatable. Otras veces, un dogma estéril o un axioma fuera de lugar nos arrastrará a un callejón sin salida. Reconociendo que el campo de la teología es tremendamente subjetivo, cuando se estrella contra la ciencia, pasa de idea respetable a tontería. Yo puedo, compartiendo su fe o no, sentir respeto intelectual por las teorías de Teilhard De chardin, pero desde luego no le daré este mismo valor a una idea anti evolucionista arrojada desde la sinrazón por una iglesia fundamentalista. Existen claramente criterios para jerarquizar cualquier idea por más subjetiva que esta sea. Uno de estos criterios puede ser la ciencia. No deberíamos tener mucho problema con esto.

    • Me parece que tu correo hace demasiadas afirmaciones y pocas argumentaciones, por eso me gustaría que lo ampliaras. ¿Crees que las emociones y los intereses intervienen en la selección de los criterios científicos? Cuando sucedió así -por ejemplo, en la condena vaticana a Galileo o las directrices políticas a la biología soviética- esas injerencias extracientíficas quedaron muy pronto desacreditadas. Cuando Kuhn habla del cambio de paradigma, no se refiere a un cambio psicológico de los científicos sino que una teoría deja elemento sin explicar y esas incoherencias o vacíos acaban forzando a un cambio de paradigma. Eso sucedió, por ejemplo, con la física cuántica. ¿Por si te he entendido mal, podrías tratar cada uno de las afirmaciones que haces por separado?

  4. Sabemos que no podemos conocer la verdad autentica de todo, es mas, no quiero saberla. Pero sí de lo que verdaderamente me interesa, son tantas…
    Pongo como base principal mi existir. Sé que nacemos y también que morimos y sé que ahora mismo estoy sentado frente al ordenador intentado dar respuesta a la verdad. La prudencia habla por mí, y me deja hecho polvo así que, vuelvo a repasar mis apuntes. Deberían creerme porque les estoy diciendo la verdad. Creo que es más fácil poner algo en duda que decir la verdad.
    Yo si voy a construir, necesito un proyecto, también se puede construir sin proyecto pero, es una temeridad, necesito una base; Estoy de acuerdo que el proyecto en sí no es una verdad absoluta hasta que no se realice por que se puede realizar de diferentes formas, puede tener un principio y final totalmente distinto. Pero una vez que el proyecto se realizado, debo construir sobre él. Quiero decir, en un principio hay una verdad entre todos los que la componen, que es redactar un proyecto. Pero este puede no llegar a realizarse. Ahora bien, el proyecto llega a buen fin y queda acabado de acuerdo con todos los interesados = Verdad absoluta, existe un proyecto.
    A la pregunta del Sr. Marina ¿Cómo sabe usted qué lo que digo es verdad?. Si tuviera la respuesta concreta se la daría, no lo dude. A lo más que llego es que para saber si usted dice la verdad, debería conocerle por completo. “intrínsecamente”.

    • Una cosa es saber si yo digo la verdad y no miento (eso implica una intención y en ese sentido necesitaría conocerme como dices “intrínsecamente”) y otra cosa es si lo que digo es verdadero o falso, y par eso no necesitas cosnocerme ni intrinseca ni extrínsecamente. Sólo debes conocer la afirmación y sus argumentos. “Verdad””error” se refieren al contenido de los enunciados, “Verdad””mentira” a la intención de una persona. Las mentiras son siempre voluntarias.

  5. Sr. Marina estoy completamente de acuerdo con usted en la respuesta que tiene sobre mi último comentario. Debo ceñirme al enunciado, le pido perdón, no me dí cuenta.

    Para saber si lo que usted dice es verdad debo descomponerla en fragmentos, como si fuera un puzzle, si es que tiene más de uno, una vez descompuesta tengo que corroborar cada uno de los fragmentos bien sea científicamente, judicial, social … y volverla a componer, en ese punto sabría si es completa ó el grado que tiene de veracidad.

  6. Acabo de adentrarme en este espacio virtual de argumentos y contrargumentos sobre el tema de la verdad y he constatado que hay muchos comentarios interesantes. Mi primer enunciado sober la verdad es algo ya dicho por algunos participantes y es que La Verdad absoluta y con mayúscula ya no se puede mantener ni siquiera en la ciencias formales, como demostró Gödel y sus seguidores acerca de la axiomática. Sin embargo, ha habido muchos intentos a lo largo de la historia de la Filosofìa por buscar un modelo matemático, geométrico, del conocimiento filosófico; tanto que hasta Spinoza llegó a titular a su ética “more geometrico demonstrata”. Y ese modelo se ha visto que es imposible de realizar y mucho menos si se aplica a la vida moral de los seres humanos.
    Sin embargo, también la verdad científica destilada sobre todo por la Física, ha sido para el positivismo de Comte y para los neopositivistas del Círculo de Viena el paradigma de toda verdad. Y por eso la filosofìa se ha visto obligada a retirarse al campo de la crítica racional de la ciencia porque, creo yo, ya no podía explicar el mundo de la Naturaleza. Me parece que la filosofìa de la ciencia y sus adláteres como la historia y la sociología de la ciencia han prestado una gran ayuda a la comprensión de la génesis, estructura y evoluciones de la activida cientifica. (T.Kuhn)
    Como conclusión de esta breve aportación, creo que estamos en una época en que el concepto de verdad es visto más bien como un constructo humano y que su valor está en función de un contexto de descubrimiento y de justificación y que sabremos si un enunciado es verdadero o falso si somos capaces de establecer con claridad lo que queremos decir en cada caso y en cada situación. Eso no significa caer en un relativismo ni pensar no hay verdad ni falsedad. Creo que en las ciencias formales las verdades universales y válidas existen, pero creo también que el cosntructivismo tanto epistemológico como ético pueden ser de gran ayuda en nuestro debate.

    • Bienvenido. El constructivismo es un concepto equívoco. Hay un constructivismo radical que dice que la “realidad es construida”, y otro mitigado que afirma que nuestro conocimiento de la realidad es siempre construido. El primero me parece falso y el segundo verdadero. ¿Por qué me parece falso? Porque la realidad es independiente de nuestras construcciones. Nuestra formulación de las leyes físicas es un constructo intelectual, sin duda. Pero tan constructo es la teoría ptolemaica como la teoria copernicana, sin embargo una está peor verificada que la otra. Las teorías creacionistas que niegan la evolución son tan constructos mentales como la biología evolutiva. Pero su grado de verificación no es igual. Por eso creo que tu afirmación siguiente es incompleta. Cuando dices “sabremos si un enunciado es verdadero o falso si somos capaces de establecer con claridad lo que queremos decir en cada caso”, te quedas a mitad del camino. Después de haberlo expuesto con claridad, tengo que verificar si es verdadero o no. Por ejemplo, “el sol gira alrededor de la tierra” es un enunciado claro, pero falso. No se si te he interpretao bien.

  7. Hola, no me he presentado. Me llamo José Joaquín, he leído filosofía, casi todo lo de José Antonio Marina y muy poco más, pero nunca la he estudiado.
    Siento un poco de miedo escénico cuando pienso en darle a ‘enviar’ así que respiro hondo y me lanzo al escenario.

    Por mi parte sigue siendo válida la cuestión previa nº 1

    En cuanto a las cuestiones previas a la cuestión previa propongo lo siguiente:

    “Toda teoría se basa en el presupuesto de que un alguien conoce algo en algún grado superior o igual a lo conocido hasta entonces por sí mismo o por otros a los que considera homólogos”
    (Perdonen si hasta la palabra ‘homólogos’ les parecía que era Gila quien escribía)

    E intento explicarme: Quien emite una teoría da por hecho que ‘es’ y que ‘conoce’ y que por lo tanto hay algo de lo que hacerse una imagen.
    Entiendo por conocer crear en sí una imagen de algo que de algún modo se sitúa fuera ( Me parece que incluso cuando el conocimiento se dirige hacia uno mismo uno se mira de algún modo desde fuera). Conocer es entonces la relación que se establece entre quien conoce y lo conocido y el conocimiento será su producto, esto es la imagen creada (creo que la distinción interno externo no introduce ningún lío) Siendo el conocimiento fruto de una relación entre la realidad y quien conoce, participa de ambos, de modo que el conocimiento dependerá de las realidades (no necesariamente el trozo de realidad que pretendemos conocer) que desencadenan los inputs y de las posibilidades de los mecanismos de representación de quien conoce, incluidos los mecanismos “to down” de arriba abajo (y aquí también los problemas del lenguaje que soporta al conocimiento)

    Como también creo que una teoría pretende ser verdadera, entiendo que al emitir una teoría un sujeto pretende conocer más o mejor que conocía o bien dar una alternativa que puede pugnar con otra preexistente.

    Podemos emitir teorías para nosotros, pero cuando emitimos una teoría para otros – aquí por ejemplo- damos por hecho que existen otros sujetos con los que compartimos realidad y que poseen estructuras y funciones semejantes a las nuestras y a las que les valdrán nuestros conocimientos, nuestras imágenes, como imágenes propias, como conocimientos propios, que les conectarán con la realidad de un modo válido o mejor … ¿verdadero o más verdadero?

    • Ni se si he entendido bien lo que dices. Hay, en efecto, una cierta “exterioridad” de lo conocido respeto del acto de conocer . No hay acto de percibir sin un objeto percibido. Se llama “objeto” al contenido de un acto mental. Lo percibido en la percepción, lo recordado en el recuerdo, lo pensado en el pensamiento. El “objeto mental” mantiene una cierta independencia respeto del sujeto y también respecto de la realidad. Cuando veo una “pera”, el contenido pera aparece como una representación de lo que hay hay fuera de mí. Hay “Objetos mentales” que representan la realidad, y otros que no representan la realidad, que dependen de que alguien los piense, pero que tienen una autonomía muy consistente. Me refiero a los “entes ideales”, por ejemplo, la raíz cuadrada de 9, el personaje de Pinocho, la quinta sinfonía de Beethoven. Su autonomía deriva de que muchos podemos pensarlas. Son ideales, porque hace falta pensarlas para que existan. Creo que esta descripción de la interioridad-exterioridad está en la linea de lo que dices.
      El sujeto piensa “objetos mentales” alguno de los cuales representan “objetos reales” y otros “objetos ideales”

      • Intentaba plantear demasiadas cosas:
        Que entre las cuestiones anteriores al problema de la verdad se encuentran:
        -El problema de la existencia. De uno mismo y del resto de la realidad. (Y al hilo de su Recapitulación Provisional “qué entendemos por realidad”)
        -La exterioridad o no de la realidad y la cierta exterioridad de lo conocido respecto del acto de conocer. Y qué entendemos por conocimiento.
        -La relación del conocimiento con las características de quién conoce. No me refiero sólo a las experiencias o conceptos previos o a la limitada capacidad para aceptar inputs (las frecuencias audibles, o la franja de luz visible) si no también a la capacidad para procesarlos.
        – Y finalmente, y no sé si anterior o no a la cuestión de la verdad, la existencia de los otros con estructura y funciones análogas a las nuestras con quienes podemos compartir “objetos mentales”.

        • La constatación de que hay “otros” con estructuras mentales semejantes, lo proporciona la experiencia. Por ejemplo, la experiencia de que estamos haciendo un trabajo conjunto. O de que dirigimos nuestro comportamiento de acuerdo con lo que sabemos con los demás. No escupas a la persona que tienes enfrente, porque puedes prever que se va a enfadar. Creo que plantearse ese problema es un exceso de criticismo que no ha hecho bien a la filosofía: convivimos, nos matamos, nos queremos, hablamos entre nosotros. Al tratar un fenómeno como el autismo hablamos de que esos niños carecen de una “teoria de la comprensión de la mente ajena” que tienen todos los niños.
          El problema de la realidad es importante, porque tenemos que conocer lo real externo a partir de lo que sentimos y pensamos, que es subjetivo. La realidad es por lo tanto un aspecto de nuestra experiencia individual: lo que está fuera, se nos opone ofreciéndonos resistencia, actúa causalmente y materialmente sobre nosotros. y es compartido por las otras subjetividad. No es mucho, pero es algo.

          • Siempre he pensado que el problema de la existencia debía quedarse en perplejifdad . No se me ocurre ningún curso de acción diferente ni ningún cambio en ninguna decisión el hecho de creer que todo lo que experimento es una ilusión.

            La pregunta de los filósofos también se la hacen los físicos, pero un poco distinta ¿por qué hay algo en vez de nada? ¿cómo empezó todo?

        • Si no hay realidad exterior es que todo es un invento mío, el universo soy yo
          Si hay una realidad y es exterior, ¿és que yo no soy real?

          Creo que somos un trozo de la realidad, un trozo de universoi que se identifica a sí mismo como alguien. Sujeto a las mismas leyes, compuesto de la misma materia, pero con una organización “especial” que nos permite hacer cosas peculiares de las que son incapaces otros sistemas. Somos otra rama de la evolución. De momento nos ha ido bien.

          El truco fundamental es desacoplarnos de los estímulos inmediatos del entono para conservar algunas características o conseguir algunos fines valiosos. Eso lo empezamos haciendo con “trucos” biológicos, como y lo hemos continuado con “trucos” culturales, como el lenguaje y las herramientas (físicas o simbólicas).

  8. Hola, antes de nada deciros que no soy filósofo ni he estudiado a fondo ninguna de sus materias, soy un simple ciudadano que se ha preguntado alguna vez si existe una Verdad Absoluta, si existe Dios, cual es nuestro propósito en el mundo, cómo podríamos mejorarlo, etc.
    Pues bien, una de mis conclusiones, posiblemente errónea es que la única verdad absoluta es la muerte y que todas las demás verdades son consecuencia de esta certeza que cada ser humano afronta de distintas maneras, es por ello que existen múltiples religiones o creencias. Pero al final la certeza de que nuestra existencia es finita es la que nos mueve a intentar hacer algo para alargarla, para que nuestros actos expandan (o al menos lo intenten) nuestra corta existencia más allá del tiempo que nos toca vivir. Como dice el mono del rey león, queremos ir “más allá de lo que ves” y esto literalmente resulta imposible si atendemos sólo a nuestros sentidos físicos y no trascendemos todo lo que vemos y sentimos a un plano superior, o lo que es lo mismo, a un intento de conseguir la inmortalidad.

    • No nos pongamos trágicos ni trascendentes (por ahora). Estoy seguro de que me voy a morir, pero tambien de que estoy vivo. Y de que están vivas las personas que tengo alrededor. Y de que estamos sometidos a la ley de la gravedad. Y de que necesito alimentarme y beber.

      • Cierto, pero todos esos conceptos tienen, a mi parecer, evitar precisamente el final de nuestra existencia. ¿Qué pasa si dejamos de comer? ¿O ignoramos el efecto de la gravedad cuando caemos de un tercer piso?
        No quiero decir que debemos pensar todo el día en que vamos a morir, eso no ayuda, sino que la mayoría de nuestros pensamientos y actos se deben a que sabemos (consciente o inconscientemente) que nuestra existencia es finita, eso es algo que no nos gusta (para mi la definición de ser humano es: ser insatisfecho) e intentamos paliarlo con actos y pensamientos que puedan alargar nuestra existencia. No por ello debemos dejar de estudiar y aumentar nuestros conocimientos, todo lo contario, no sería la primera ni la última vez en que estoy equivocado en mis pensamientos, ya que conforme aumenta nuestro conocimiento nuestro razonamiento cambia también y lo que pensabamos cierto y verdadero puede convertirse en algo falso y dudoso. Podríamos decir que el conocimiento puede llegar a derribar verdades personales e incluso teológicas, leáse que Dios creó el universo, etc.
        Como filosofía práctica, para mi no es importante si Dios existe, o si esto es verdad o no, si no más bien: ¿es bueno creer que Dios existe? ¿es bueno creer que matar es malo? pero ya estamos cambiando de tema… así que lo dejo.

  9. Recapitulación Provisional

    Hoy hace diez días que comenzó este experimento, y vale la pena reflexionar sobre el método, los resultados y el futuro. Tened en cuenta que tenemos que inventarlo todo.

    Respecto a la participación, creo que hemos trabajado bien. No hemos tenido que rechazar ningún correo por incorrecto, farragoso o disparatado. Se han expuesto argumentos, se han hecho preguntas, se han precisado ideas, y creo que podemos hacer algo valioso.

    La primera tesis ha sido la más comentada. Parece que los argumentos acerca de que no hay una verdad absoluta, sino que cualquier enunciado o teoría está siempre en un periodo de verificación abierto, son firmes. También lo son los que niegan que haya una correspondencia especular entre la realidad y el conocimiento. Las objeciones más difíciles son las que ligan la verdad al contexto o al lenguaje en que se ha enunciado. Creo que tendríamos que profundizar más para responder a la pregunta: ¿a qué me refiero cuando hablo de realidad?

    En los comentarios a la tesis 2, tal vez podríamos tratar el tema del error con un poco más de extensión Me parece que no ha habido objeciones fuertes a los dos principios del conocimiento. Respecto a la 3, la definición de la verdad “idealmente concebida” como adecuación, inalcanzable para la inteligencia humana, y la definición de verdad como un “grado de verificación”, tampoco ha recibido ninguna crítica fuerte. Donde creo que deberíamos trabajar más es en la 5, en el tema de los criterios de verdad “no científicos”. Ha surgido la verdad jurídica, la verdad religiosa, la verdad histórica y la verdad ética. Podríamos intentar precisar los criterios con que podemos evaluarlos. Aunque hoy publicaremos el segundo bloque de tesis, este primero quedará abierto por un tiempo para que podamos afinar nuestras opiniones sobre los criterios de verdad o por si hay algún rezagado.

    Gracias a todos por vuestra colaboración.

    • El problema del concepto de realidad es que siempre se refiere exclusivamente a la realidad física, y esto me parece que aún está por confirmar. Mientras no se resuelva el conflicto entre los reduccionistas y los que apuestan por las tesis emergentes el debate sigue abierto. En el “Bucle Prodigioso” se habla de la dignidad como una ficción necesaria y del dinero como una abstracción toda vez que es un símbolo que confiere a su poseedor la facultad real de comprar, pero me pregunto: ¿por qué va a ser más real el mundo de la física que el mundo psicológico? Tan ficticia o tan real es la realidad onda-partícula de un electrón como la realidad psíquica del enamoramiento. La realidad física de una partícula tiene mucho más que ver con una abstracción matemática que con algo que podamos tocar u oler con nuestros sentidos, y por otro lado, un acto ético o económico influye sobre la realidad misma, por ejemplo: salvar la vida a una persona que se está ahogando consiste en moverle físicamente de sitio. El hecho de que la ciencia haya avanzado buscando los elementos últimos suele llevarnos a la confusión de pensar que sólo estos elementos son los reales, y me parece un error. Tan real son las ondas electromagnéticas como el concepto de color de la psique humana, son simplemente dos perspectivas distintas de la misma realidad, y me parece incorrecto asumir que una de las dos es la ficticia.

      • La ventaja de comenzar el análisis y evaluación del conocimiento a partir de la idea de evidencia, nos permite ir reconstruyendo poco a poco nuestro conocimiento sin necesidad de precipitarnos. Llegamos hasta donde llegamos. Llamamos realidad a lo que tiene un carácter autónomo respecto del conocimiento. Lo que va corroborando su propia legalidad de una manera intersubjetiva, que actúa tambien con independencia de nosotros. Los entes matemáticos tambien tienen su propia legalidad, pero no existen sin el conocimiento humano. La dualidad onda-corpusculo NO ES la realidad. Es nuestro modo conceptual de representárnosla. EL enamoramiento es evidente para quien lo siente.Pero no es universalmente corroborable no teórica ni prácticamente.Popper distinguió tres mundos; el mundo físico, el mundo de los actos conscientes, y el mundo de las entidades objetivas. Los tres interactuan. Es una descripción sencilla, que permite avanzar. Cada uno de esos mundos tiene su propio sistema de objetividad, evidencias y corroboraciones.

        • Sé que la onda-partícula no es la realidad en sí misma, que es una representación mental, pero es lo más parecido que existe a la realidad. A esto me refiero cuando hablo del reduccionismo que envuelve a la ciencia. Para algunos “lo que la mente entiende por realidad física” es lo más parecido a la realidad ya que todo está formado por materia- energía y espacio- tiempo. Pero tan reduccionista es a mi juicio pensar esto como la postura que defiende que el centro de todo está en la mente, pues todo lo pensamos a través de ella. En parte es cierto, pero acaso ¿si no existieran las mentes dejaría de existir la realidad física? Sólo los discípulos de Berkeley afirmarían que sí, pero parece que todo apunta a la dirección opuesta. La realidad la procesamos en la mente, pero precisamente nuestras mejores teorías nos llevan a pensar que no todo es mente. Y ni siquiera estos dos son los únicos reduccionismos de la ciencia, para Dawkins en el centro de todo está el gen egoísta, y para algunas filosofías teleológicas del siglo XIX como las de Hegel y Marx, la sociedad y su deriva son la parte nuclear de la realidad.
          Creo que todos tienen parte de razón, pero no toda la razón, Popper andaba por el buen camino, pero aún estaba muy lejos de tener una teoría que vertebre estas distintas perspectivas de la realidad.

      • Eso de la realidad física es un poco equívoco. Yo no creo que haya tres mundos como Popper. Creo que hay una realidad única sujeta a regularidades que llamamos leyes de la Física y que no hay niungun sistema real que “se escape”. Son leyes sobre unos pocos aspectos pero que se aplican a toda la realidad. Por la sencillez de esos aspectos, explicar mediante la Física los fenómenos que observamos, se nos escapa a menudo. Aunque un perro tiene masa, cae en un campo gravitatorio, está compuesto de partículas, etc… la mera formulación de un sistema de partículas como “perro” sería una tarea formidable. De la misma forma, calcular el comportamiento del “perro” a partir del de sus partículas, excedería nuestra capacidad de cálculo en potencia y tiempo. No por eso el perro es un objeto fuera de lo físico, espiritual.

        Hay sistemas que se relacionan con sistemas y que gracias a su complejidad pueden representar objetos, relaciones, sentir emociones, toso “escrito” con unas pocas partículas e interacciones, pero con una potencia generatriz enorme.

        • Desde hace unos días (unos cuantos post) creo intuir la idea de realidad de Jasapsky porque además coincidiría con él. Esta entrada parece que lo va corroborando.
          También creo que hay una realidad única, la física. El hombre es un sistema dentro de la realidad que está dotado a su vez de un sub-sistema nervioso cuyos ‘chisporroteos’ dibujan mapas de la realidad (exterior e interior), reconocen patrones, generan conceptos y teorías, etc. La mente y sus producciones son actividad neuronal, realidad física en definitiva.
          El asunto no radica en qué es la realidad si no en cómo nos manejamos con ella. Interaccionamos con el entorno a partir de la imagen que nos formamos del entorno. Como nos conviene distinguir la imagen del objeto llamamos entonces realidad al objeto e irrealidad a la imagen. La imagen es real en sí, pero irreal respecto del objeto que representa. Se trata pues de compartimentar la realidad para poder manejarnos en ella, el problema es que esas divisiones a menudo nos llevan a creer que no hay continuidad.
          Sólo hay una realidad, la física, que se vuelve reflexiva creando niveles superpuestos de realidad.

  10. Aspecto importantes. Teoría: conjunto de hipótesis, Filosofía: estudio variedad de problemas, Realidad: concepto de evidencia y existencia, Opiniones – afirmaciones: verdad que nos fabricamos cada uno, Sistema filosófico: explicación integrada de todos los aspectos de la realidad.

    No existe una teoría verdadera como tal, lo que demarca la misma es la falsabilidad de los sistemas, una teoría está más cerca de la verdad que otra sí, y en esto comparto la teoría popperiana.

    • Pues es un buen punto de partida.

    • Creo que en el mundo de los objetos mentales, el de las matemáticas, aunque no sean sistemas comletos, sí se piueden encontrar verdades. Precisamente por eso, debido a que con ellos sí podemos obtener un cierto rigor, intentamos hacer corresponder aspectos del mundo real a modelos construídos matemáticamente. Sorprendentemente, en muchos casos y para muchios fines, el truco funciona. Funciona tan bien que casi supone meterse en más líos suponer que no hay ley ni regularidad. Claro que no siempre somos tan buenos con nuestros trucos, ¡pero por eso no los vamos a tirar a la basura!.

      • Mencionas un tema de maravillosa complejidad. Un sistema formal tiene un esquema muy claro. Acepto un axioma (que por definición no pueden demostrarse), aplico unas reglas de transformación, y de ahí derivo teoremas. Puedo elegir los axiomas que quiera. Einstein tiene un breve y brillante escrito sobre geometría, en el que die que los físicos tienen que elegir el sistema geométrico que resulta mas util para sus teorías. A él no le servía la geometria euclidiana y eligió la geometría de los espacios curvos. ¿No os parece sorprendente?

        • Correcto, pero la elección de Einstein que es como dices, no es tanto cambiar una geometría po rotra, de nuevo se subió un peldaño para que la geometría incluyera espacios curvos. De esa geometría más inclusiva, el espacio Euclídeo es un caso particular. Pero hay otros espacios planos. El espacio de la relatividad restringida (que aplica a masas y energías no muy “grandes”) tampoco es Euclídeo ( la métrica no lo es) y sin embargo es “plano” (tiene curvatura nula). No lo digo para rebatir tu afirmación, sino para ilustrar que de nuevo, en este caso, se creó una teoría más inclusiva que en ciertos límites prácticos equivale a la otra pero puede considerarse más verdadera porque extiende su dominio. También nos da una imagen totalmente distinta del universo.

        • La apuesta de Einstein por la geometría de espacios curvos no es tan casual como pudiera parecer. Imaginó un ascensor en caída libre en el que se enciende una linterna que ilumina el lado opuesto en línea recta si se observa desde el exterior, pero que desde dentro, debido a que la velocidad de la luz no es infinita, debería curvarse para alcanzar el mismo punto que antes. Así pues, tuvo que echar mano de la recientemente descubierta geometría no euclidiana, pues la euclidiana de líneas rectas de nada podría haberle servido.

          • No, nada casual, lo único que quería poner de manifiesto era un tema técnico, que la Geometría de la Relatividad Restringida no es Euclídea, pero sí plana. Otra cosa curisosa es que a pesar de que localmente el espacio tiempos se curva, parece que globalmente el Universo es bastante plano

            Curisamente la Relatividad General es el súmum de teoría absoluta y realista, pues se puede enunciar como que la Física es la misma en cualquier sistema de referencia. Los móviles siempre siguen la línea de más corta distancia, pero con una métrica curva no arbitraria, sino función de la Energía/masa presente.

Debe disponer de una cuenta de colaborador y entrar con su usuario y contraseña para poder participar en las tesis.

© Todos los derechos reservados - Texto legal