Imprimir

Tesis nº 27

Lo que llamamos “libertad” es un proyecto de liberación.

9 comentarios

  1. Un proyecto, es un diseño, un “a priori”. Pero la libertad en realidad es un “deseo” cuyas consecuencias y realización final nos son totalmente desconocidos. Además es un deseo de genesis local, -epigenético-.

    Ese deseo, es un deseo, efectivamente, de liberarnos de nuestros limites; es decir de aumentar nuestra potencia de actuar. Ser “más nosotros”. Realizar más nuestros deseos. Pero esto solo se realiza a traves del conocimiento.

    Por tanto la libertad sería el aumento de nuestra potencia de actuar debido al aumento del conocimiento de nuestras limitaciones.

    • Esa fue,como sabes, la idea de Spinoza. Es verdad que el conocimiento de nuestras limitaciones nos permite ajustar mejor nuestra capacidsd de actuar. Pero, ¿no te parece que tambien hay que conocer las posibilidades que tenemos? Y, en especial, las que podemos tener? Si pongo el entrenamiento en relación con los proyectos es porque muchos proyectos que nos parecen irrealizables en un primer momento, pueden llegar a serlo una vez que me he entrenado. Pon, por ejemplo, correr la maratón. Ampliar las propias posibilidades, el propio poder, es decir, las propias virtudes, forma parte de la construcción de la libertad.

  2. Que hay un deseo de libertad es indiscutible, pero yo reservaría el término “libertad” para la libertad objetiva, es cuando objetivamente haya más de una posibilidad, o sea, cuand se puedsa elegir.

    Ahora, es cierto que si conoces más posibilidades, puedes elegir mejor. Cuando en un proyecto se elige una opción en lugar de otra, se ejerce la libertad, se elige.

    Peor aquí está le gran problema, ¿corresponde ese sentimiento de elegir a una elección entre lo que se perciben como varias posibilidades? ¿o solo hay una que está determinada de antemano, incluido el propio proceso de elgir?

    Ahí entramos en discusiones que creo que no pueden soslayar a la Física. Si ésta nos dice que nada físico escapa al determinismo, o no somos libres o somos algo más que sistemas físicos (por muy sofisticados que seamos). Afortunadamente, parece que hay posibilidad de hacer caber ya en lo físico la posibilidad de que en un mismo estado haya más de un curso posible de realidad (aunque hay muchas interpretaciones). Aquí confieso que mientras eso sea posible yo hago un “salto de fe” y me agarro a ello, no me gusta pensar que estoy desplegando una película que ya tiene el final decidido (bueno, en cierto modo sí lo está, pero no en sus especifidades). Pero ya véis no es un salto de fe ciega, se apoya en algo posible.

    Es más práctico aumentar el margen de posibilidades de actuación que pensar en liberarse de las limitaciones o impedimentos. Es lógico, ¿no?, no siempre dejamos de hacer algo porque nos repriman sino porque no hemos trabado suficientemente nuestras opciones.

    • Donde dice “trabado” es “trabajado”, disculpas

      • ¿No te parece que cada nivel tiene una escala de explicación adecuada? Por ejemplo, el conocimiento del sistema nervioso progresó mucho cuando se comprendió el funcionamiento de las bomba de sodio y potasio que generan a nivel de membrana la corriente nerviosa. Sin embargo, ese nivel de análisis me resulta poco útil cuando intento comprender cómo se forman las redes neurales, por ejemplo. Tengo la convicción, de que un sistema determinista como el cerebro puede tener una “libertad no consciente” (los lógicos llaman oxymoron a contradicciones como esta) siempre que esa elección inconsciente haya sido conscientemente educada.

  3. Me parece muy interesante tu aportacion Jasapski. Es cierto que cuando hay mas posibilidades de eleccion , simplemente hay eso , mas opciones . “Mas” significa una eleccion certera y mejor ?La calidad de la eleccion depende del mayor numero de cosas a elegir ? Hablo en voz alta mas bien .
    Por otra parte me parece inquietante, pensar que la opcion elegida entre varias puede estar determinada de antemano . Sin embargo si creo que el proceso mismo de eleccion si esta determinado de antemano . O tal vez tampoco?
    Tal vez , el proceso de eleccion , sigue unas pautas ya configuradas en nuestro esquema mental para el “proceso de eleccciones”, pero donde queda entonces lo que vamos aprendiendo , conociendo , experimentando y vamos almacenando ” alli” dentro ? De que serviria sumar vida a nuestro curriculum , si ya estuviera todo determinado y prederminado?

    Opino , por otra parte , que aunque el objeto de eleccion estuviera ya seleccionado de antemano , entre otros posibles objetos , no por ello significa que nuestra libertad de eleccion estuviera restringida , o el objeto en cuestion predeterminado de antemano .
    En todo caso , estaria prederminado por nuestras propias preferencias , o vivencias o gustos , o todo junto . Es decir , por nosotros mismos .

    • Adela, creo que te he respondido en otra tesis al tema del determinsimo y que mi horror por la posibilidad de que todo esté predeterminado es similar al tuyo. Y cuando digo todo, digo desde el proceso hasta el resultado de la elección. Lo de si con más posibilidades de elección la elección es mejor, pues no, no tiene por qué. Tampoco peor. Lo que sí es mayor es la libertad. No siempre la libertad es cómoda, a veces tener que decidir entre más opciones es más difícil. Podríamos decir que más opciones hacen más posible encontrar una razonablemente satisfactoria pero igual dificulta encontrar la mejor. Pero ya se sabe, tomar lo razonablemente bueno muchas veces es mejor que la angustia fanática de optar por “lo mejor”.

    • Adela, leo tu correo mientras estaba releyendo “Decisiones instintivas” de Gerrd Gigerenzer,diretor del Centro de Comportamiento Afaptativo y Cognicion del Instituto Ma Planck para el Desarrollo Humano de Berlín: Su tesis es que no siempre más es mejor. EL subtitulo del libro es la toma inconsciente de decisiones.

  4. Yo creo que somos sistemas físicos, (ya ha quedado expuesto en otro sitio) y por lo tanto que dependemos del devenir de nuestros componentes.
    Como sistema nos caracterizamos entre otras cosas por poder hacer predicciones(más o menos acertadas) y prever varios cursos de acción con resultados diversos ante los que no nos queda más remedio que elegir. Creo que elegimos desde lo que somos, de manera análoga a como un ordenador elige su jugada en una partida de ajedrez. Si imaginamos dos ordenadores jugando al ajedrez, podría preverse el curso de la partida (si dispusiésemos del tiempo y la paciencia necesaria) y del mismo modo, si tuviésemos el tiempo y la capacidad necesaria para abarcar la complejidad del universo podríamos predecir el curso de la ‘partida’.
    No suelo darle muchas vueltas al determinismo que describo porque no me libra de la pregunta “vale, pero ¿ahora qué hago?” Porque la historia no se escribe al margen de nuestras decisiones. No llegaré a Madrid suba o no suba al tren, llegaré a Madrid porque cogeré el tren.
    Bien, veo varias posibilidades y tengo que elegir y elijo -¿la bolsa o la vida?- siempre elijo.
    Entonces ¿a qué llamamos libertad o proyecto de liberación? Me parece bien lo que dice JAM que el liberarse consiste en zafarse de las coacciones internas o externas.
    En primera instancia parece que llamamos libertad a la ausencia de coacciones externas y que las coacciones internas las tratamos aparte.
    No he encontrado una definición de coacción que vea clara. Aventuro una: coacción es aquello que pretende orientar la acción de un sujeto alejándolo de sus proyectos.
    Quiero hacer puenting pero el miedo a las alturas pretende alejarme de mi propósito. Quiero hacer puenting pero mi mujer dice que el puenting o ella. Quiero hacer puenting ¿pero no tengo dinero para el equipo? No, la falta de dinero no pretende orientar mi acción, es un elemento pasivo de la realidad.
    Entonces ¿no nos liberamos de la ignorancia o la miseria? ¿O sólo en sentido figurado?

Debe disponer de una cuenta de colaborador y entrar con su usuario y contraseña para poder participar en las tesis.

© Todos los derechos reservados - Texto legal