Imprimir

Tesis nº 2

La capacidad de manejar representaciones mentales, modelos, patrones, nos permite anticipar el futuro, y eso, a su vez, nos capacita para hacer proyectos.

21 comentarios

  1. Me parece sumamente interesante cuando habla de esta capacidad de manejar representaciones mentales y procedo a establecer un monólogo con lo que nos dicen las teorías de los procesamientos de información, adquisición de conocimiento, vida y cognición y a su vez me pregunto. ¿Es la evolución en sí misma un proceso cognitivo?

    • A mi entender no es que la evolución sea un proceso cognitivo, sino que nuestros procesos cognitivos han contribuido a nuestra evolución de una manera radical y totalmente diferente al resto de las especies. La flexibilidad de nuestra inteligencia nos permite adaptarnos y sobrevivir en entornos tan radicalmente opuestos como son el de la prehistoria y el actual.

      • En cuanto apareció nuestra forma de pensar, apareció una forma nueva de enfrentarse a los mismos problemas, pero de una manera mucho más efectiva, sin perder las bondades de lo que podríamos llamar el sistema anterior. Las condiciones de la prehistoria nos venían dadas; la situación actual es el fruto de nuestra inteligencia. Es decir, hemos pasado de ser los que mejor respondíamos en el entorno natural, a ser capaces de modificar el entorno hasta el punto de vivir en uno totalmente artificial, y fruto de esa inteligencia.

      • Gracias Luis, porque me ayudas a pensar y ahora me abres un espacio para hacerme otra pregunta. Si bien es cierto, dices que los procesos cognitivos han contribuido a nuestra evolución, me pregunto ¿Cómo evolucionó la conciencia humana? Sabemos que el movimiento de las plantas suelen ser observados directamente, en contraste la evolución es un proceso histórico, períodos anteriores no pueden ser abiertos directamente aunque pueden ser inferidos desde de su contexto, en algunos casos no se puede encontrar alguna alternativa racional.

    • No entiendo muy bien tu pregunta. El proceso de evolución biológica está determinado por dos mecanismos: las mutaciones genéticas y la selección de esas mutaciones. Ahora se da cada vez más importancia a la influencia que el entorno tiene en la “expresión” genética. Se puede interpretar el código genético como un conjunto de instrucciones y, en ese sentido, como una información. Pero no como un conocimiento. Otra cosa es lo que sucede en el ser humano, en que la cultura influye en la evolución del comportamiento. La evolución biológica es muy lenta, pero la evolución bio-cultural es muy rápida.

  2. Esa capacidad de predecir de la mente me parece su rasgo más específico.

    A Marisela:

    Creo que la evolución es un proceso de supervviencia de distintas combinaciones de características de unos sistemas sometidos a ambientes cambiantes. Puesto que los organismos más “modernos” parecen adapatrse mejor, es decir presentan soluciones mejores a un entorno cambiante, visto en conjunto nos puede dar la impresión de comportamiento inteligente. Pero no hay un sujeto cognoscente (a menos que sugiramos al propio universo).

    En la cognición individual también hay evolución de comportamientos que se extinguen o se recompensan. Y luego, por supuesto, la evolución cultural también tiene efectos sobre los cognoscentes individuales y viceversa.

    Y ya puestos, rizando el rizo, el hombre, con sus conocimientos, es capaz de influir en el curso de la evolución, incluso en los aspectos más biológicos. Eso sería otro bucle.

    • Jasapki, vuelvo atrás para pedirte una aclaración acerca de la no-existenci del sujeto cognoscente. ¿Podrías aclararlo?

      • La evolución, que parece un proceso dirigido inteligentemente ya que resuelve de forma sucesivamente mejor una serie de problemas que plantea la interacción con el entorno, es una resultante, no es el proyecto de una mente. Creo que me entenderás mejor si aclaro que contestaba a Marisela y su pregunta: ” ¿Es la evolución en sí misma un proceso cognitivo?” No, no lo es, aunque incluya la aparición de lo cognitivo y participen sujetos cognoscentes.

  3. Jasapski gracias por ampliar la visión sobre el tema. Según Piaget somos sujetos cognoscentes, en cuanto se encuentra en permanente interacción con la realidad que procura conocer para asegurar continuas adaptaciones para mantener un equilibrio en esos intercambios. Me pones a pensar cuando dices que no hay un sujeto cognoscente (a menos que sugiramos al propio universo). ¿La realidad existe, con absoluta independencia del sujeto cognoscente?

    • Yo sinceramente lo creo, el hombre es capaz de reconstruir muchos rasgos de la realidad del Universo antes de existir. Lo de que el Hombre es la medida de todas las cosas, me parece un excelente programa político (el mejor, sin ironía) pero me parece un mal enunciado ontológico.

      Voy a decir una cosa para provocar. Se ha dicho en este foro que puesto que no hay verdad absoluta, hay que renunciar a la verdad. Así, puesto que no hay libertad absoluta, ¿hay que renunciar a la libertad?

      Lo del Universo como sujeto, no creas, cada vez lo pienso mas´con sus órganos cognoscentes, nosotros.

      • Aclaración: antes de existir el Hombre, no el Universo

        • No hay verdad absoluta, pero si una absoluta verdad, la verdad existe independientemente de que alguien la haya descubierto o no. Un ejemplo de esto es que la gravedad existía antes de que Newton la descubriera. ¿La verdad es subjetiva, absoluta, de qué depende?

          • Yo creo que la realidad existía antes que el Hombre. La verdad puesto que es un atributo de las proposiciones no.
            Sin embargo, vía verdades actuales, puedo hacer proposiciones incluso sobre la realidad en tiempo en que no existíamos.

            No es tan extraño, en la Prehistoria no había escritura, pero podemos escribir sobre la Prehistoria.

            • Tiene razón Jasapski al contestar a Marisela. Aunque lo filósofos medievales hablaban de un “verdad ontológica”, parece oportuno reservar el término “verdad” para el conocimiento o, para ser más exacto, para las representaciones mentales, aunque no sean conocidas. Nuestro cerebro elabora modelos de la realidad, que pueden ser adecuadas o no. La importancia que está dando la neurología a lo que llamo “nuevo inconsciente” (para distinguirlo del freudiano) plantea problemas filosóficos de una gran envergadura. Suele hablarse de “conocimientos implícitos”. Se vuelven explícitos al hacerse conscientes y, en especial, cuando adquieren una formulación proposicional. Por eso Aristóteles decía que la verdad está en el juicio, porque afirma o niega. Sin meternos en este embrollo (por ahora), insisto en que atribuir la verdad a la realidad resulta confunden.

  4. Las primeras formas de escritura eran logográficas en naturaleza, basadas en elementos pictográficos,ideográficos.

    Los primeros sistemas de escritura a finales del IV milenio a. C no se consideraban una invención espontánea, pues se fundamentaban en viejas tradiciones de sistemas simbólicos que no se pueden clasificar como escritura en sí mismas, pero que si comparten muchas características que recuerdan a aquella. Estos sistemas se pueden describir como protoescritura y utilizaban símbolos ideográficos.

    • La escritura plantea un problema interesante. Se inventó varias veces, de manera independiente. La egipcia es independiente de la mesopotámica, y la china de ambas. Lo mismo sucedió con l agricultura. Hubo al menos seis invenciones independientes. Con el lenguaje posiblemente no. Aunque se una teoría altamente especultiva, hay indicios de un origen común a partir del idioma originario que poseía el grupo de homo sapiens, tal vez unos cinco mil, que salieron de Africa hace unos cien mil años. Esta repetición de invenciones me sorprende e interesa mucho. En la evolución biológica el ojo se inventó cinco o seis veces de forma independiente. Y es maravillosa la “inventiva” con que las plantas resolvieron el problema de dispersar las semillas. Toda la evolución puede interpretarse -retrospectivamente- como un dinamismo solucionador de problemas. La necesidad de tener mejor información del entorno impulsó la selección de muchos procedimientos para conseguirlo (el sonar de los murciélagos, el sistema de orientación de los delfines, o de las aves migratorias, o los distintos sistemas de visión). La historia del microscopio prolonga esa evolución biológica mediante la innovación cultural.

      • Me parece que la “evolución convergente” es un tema muy interesante. Pondré dos ejemplos clave: la reduplicación del ADN evolucionó por dos vías distintas, y la vida multicelular, al menos por cinco vías. Creo que la biología no le ha dado la importancia que merece. La mayoría de los biólogos defendía que la vida podía adoptar cualquier forma y estructura, que el abanico era infinito porque la selección natural es ciega. Es una postura que va cambiando poco a poco, pero de manera significativa. Desde mi punto de vista nada tiene que ver el que la selección sea ciega con que unas apuestas sean más eficaces que otras en la mayoría de las condiciones ambientales. Estoy convencido de que las apuestas más eficaces existen como tal y se conservan en el tiempo aunque sea reapareciendo en otras líneas evolutivas. Dicho lo cual, tampoco debemos caer en la postura contraria y pensar que en otros planetas la vida sería exactamente igual a la nuestra. Tampoco podemos deducir de estos presupuestos que el hombre sea la cima de la evolución. El hombre puede ser el primer animal que ha desarrollado el lenguaje, pero no tiene por qué ser el último, como tampoco lo fue el primer animal que desarrolló la vista. Eso sí, en un planeta donde la vida hubiera tenido más posibilidades para evolucionar es posible que hubiera pasado hace tiempo por una etapa similar a la de los mamíferos, quizás hasta arborícolas que desarrollarían grandes cerebros, antes de pasar a otro escalón, o antes de que otra rama del árbol evolutivo desarrollara cerebros lingüísticos por otra vía. También hay que tener en cuenta que se dan otros impedimentos que detendrían el desarrollo en un punto. La falta total de oxígeno haría imposible que se desarrollaran seres multicelulares y su escasez imposibilitaría el desarrollo de seres demasiado complejos.
        Pero lo más curioso de este desarrollo que de alguna manera conserva las apuestas más globalmente eficaces es que se da también en el conocimiento humano, a pesar de los pasos que se han dado para atrás (como el periodo de la Alta Edad Media que vendría a ser en biología una extinción en masa) las líneas que mejor han funcionado nunca se han perdido del todo y en muchos casos se han redescubierto o reinventado en otros lugares.
        Únicamente la entropía, y a muy largo plazo, revertirá este proceso universal.

        • También en la ciencia se conservan los aciertos y se pierden los errores por el camino.

        • Comentario a Luis Hernaiz.
          La teoría de la evolución ha pasado por distintas etapas. Su primer gran descubrimiento fue la selección natural. El segundo, el fundamento genético de la aparición de nuevos rasgos. Ahora estamos en un interesante tercer momento: la interpretación epigenética, que da mayor importancia al entorno -y, por lo tanto, también a la educación. Es interesante contemplar como se está reactivando un lamarquismo que nos parecía agotado.
          LA evolución cultural prolonga todo esto.

  5. Max Scheler dijo que el hombre es el único animal capaz de decir no. Pero se trata de un no positivo, ya que el hombre no acepta la realidad tal y como es, y es capaz de transformarla. Esto es posible gracias a nuestra inteligencia, y, naturalmente a nuestra imaginación. La capacidad de imaginar un puente para atravesar un río, por ejemplo, la inteligencia para diseñarlo, y la posibilidad de construirlo es, junto al lenguaje, una de las características más definitorias del ser humano. Es lo que J.A. Marina ha definido anteriormente como actividad, acción… Adaptarse a la realidad cuesta, a veces, millones de años. Adaptar la realidad a nuestra voluntad, puede parecer mucho más difícil porque sólo lo hacemos los seres humanos, pero es lo que llevamos haciendo desde hace milenios.

Debe disponer de una cuenta de colaborador y entrar con su usuario y contraseña para poder participar en las tesis.

© Todos los derechos reservados - Texto legal