Skip to main content
Category

Número 29

Artículos Revista EL Panóptico número 29

La izquierda francesa está preocupada porque no acaba de encontrar un discurso coherente. L’EXPRESS dedica a este tema su último número (La gauche la plus riquiqui du monde). Los comentaristas piensan que ha dejado de sintonizar con el mundo del trabajo y que no se dirige al pueblo en general, sino a lo que llaman una “yuxtaposición de minorías”, a las que apoyan en sus reivindicaciones. Fukuyama, en su último libro Identidades, afirma algo parecido: “La derecha nacionalista está atrayendo a gente que antes votaba a partidos de izquierdas”. “El problema de la izquierda contemporánea es que cada vez presta más atención hacia formas particulares de identidad, en lugar de fomentar la solidaridad en torno a grandes colectividades, como la clase trabajadora o los explotados económicos”. Dos ejemplos españoles: Ezquerra Republicana de Catalunya, y el Ministerio de Igualdad, de Unidas Podemos.

Jose Antonio Marina

Emmanuel Macron encargó un estudio sobre la responsabilidad francesa en el genocidio ruandés de 1994. Su autor, Vincent Dulert, acaba de entregarlo. Acusa al gobierno de Mitterrand de haber sido ciego al apoyar a un régimen racista, corrompido y violento, al concebirlo como el laboratorio de una nueva política francesa en África. Le acusa también de haber desoído la inquietud de ministros, diputados, y altos funcionarios. Sobre los peligros de las decisiones personales hablo en la sección He leído.

Jose Antonio Marina

Por fin, Estados Unidos ha reconocido el genocidio armenio perpetrado entre 1915-1923, en el que murieron más de un millón de personas. Desde que escribí Biografía de la Inhumanidad, continúo leyendo documentación sobre los genocidios. Por eso, sigo la colección “Estudios sobre genocidio”, de Editorial Prometeo, que acaba de publicar el libro compilado por Nélida Elena Boulgourdjian Negacionismo del genocidio armenio.

Jose Antonio Marina

No solo la Ministra de Educación desahucia a la memoria. También lo hace el de Política Territorial y Función Pública al hablar del modelo de formación del funcionario. Lo repetiré una vez más: la memoria es el núcleo de la inteligencia humana, porque es el órgano del aprendizaje. Lo que no es biología es memoria. Curiosamente, han sido los Inspectores de Hacienda quienes han salido en defensa de la memoria: “Defendemos el modelo memorístico porque es bueno, nos ayuda a realizar un mejor servicio público. Es como tener un ordenador en la cabeza, nos permite tener toda la información”.

Jose Antonio Marina