La generación yo yo yo

(Tiempo)

Imprimir

Las encuestas dicen que la generación baby boomer ha producido otra narcisista, encantada consigo misma y que no pretende subir a una cima para contemplar el paisaje, sino para que la vean.

Este va a ser un artículo acerca de las posibilidades y las dificultades que tenemos ahora los investigadores. Había pensado escribirlo sobre un tema que ha aparecido en la portada de Time. La portada de Time es una institución periodística. Convierte en tema mundial cualquier cosa. Recuerdo que hace un par de años puso en portada la pregunta “¿Hasta qué edad se debe amamantar a un niño?”, ilustrada con la fotografía de una bella mamá de pie dando el pecho a un niño crecidito, también de pie. El mundo entero la comentó, con irritación o con fervor.

La portada sobre la que pretendía escribir se titula: La generación yo yo yo. El autor –Joel Stein– habla de la generación milenial. Hace una interesante historia de las generaciones: la generación misionera (1860-1882), la generación perdida (1892-1900), la gran generación (1900-1924), la generación silenciosa (1925-1942), la generación baby boomer (1943-1960), la generación X (1961-1980) y la generación milenial (1980-2000). Comienza su ensayo diciendo que todas las personas de edad han pensado que los jóvenes eran egoístas, perezosos y superficiales, pero que en esta ocasión hay datos que demuestran que es verdad respecto de los milenial. Las encuestas dicen que el narcisismo ha aumentado un 58% desde 1982 hasta ahora. Las nuevas tecnologías fomentan y facilitan esta glorificación del yo. La generación baby boomer, a la que se denominó generación del Yo ha producido una generación del Yo Yo Yo. Una generación narcisista, que cuelga en Facebook sus fotos, que está encantada consigo misma y que no pretende subir a una cima para desde allí contemplar el paisaje, sino para que la vean. Al final del artículo, sin embargo, da una visión esperanzadora: esa generación nos va a salvar a todos. Es optimista, sus miembros quieren ser vistos, pero no dominar, son emprendedores sin afán de poder. En resumen, se trata de una generación nueva e interesante, y de un buen artículo que merecía un comentario en esta sección.

Pero antes de escribirlo, consulté con Google y me encontré en medio de una polémica. Ezra Klein, en The Washington Post, afirma que Stein está equivocado, y cita una investigación de PewResearch que muestra las generosas prioridades de los milenial. Para el 52% lo más importante es ser un buen padre; para el 30%, tener éxito en su matrimonio; para el 21%, ayudar a otros; para el 20%, tener una casa. Esto coincide con los resultados de la Escuela de parejas que organicé en   Hay muchos participantes masculinos y un claro deseo entre gente joven de triunfar en la parentalidad y en la relación de pareja.

Lindsey Bartlett, en The Uncritic, da un dato interesante. “Mi generación fue lanzada a la tecnología por la generación anterior. Y lo hemos hecho bien. Los milenial hemos abandonado My-space y estamos haciendo lo mismo con Facebook. Conozco más universitarios que adultos que piensan que las redes sociales son una pérdida de tiempo. Mi madre gasta más tiempo en Facebook que yo. Nosotros sabemos los efectos dañinos de estas modas”. Vale la pena que observemos a los milenial. The application is designed to send customizable photos or video clips to anyone in a user’s contact list, providing the perfect platform for http://www.cellspyapps.org sexting and sharing inappropriate photos

© Todos los derechos reservados - Texto legal