El Talento

(La Vanguardia)

Imprimir

Talento no es un término científico, pero me parece interesante usarlo, dándole el mayor rigor posible. Suele entenderse como una capacidad especial o destacada, como un don, pero yo lo utilizo para designar la inteligencia activa, que llega al máximo de sus capacidades. No hay talentos ocultos o no desarrollados. Es la inteligencia en acto, la inteligencia resuelta, que soluciona problemas y avanza con resolución. Una adecuada síntesis de conocimiento, emoción y virtudes ejecutivas. El talento no está al principio, sino al final de la educación, que se convierte así en “productora de talento”. Antes de ella, sólo hay biología. Los bebés nacen con un cerebro configurado hace 200.000 años, pero al llegar a la adolescencia poseen ya un cerebro moderno, gracias a su prodigiosa capacidad de asimilar.

Este asunto nos interesa a todos, porque nuestro futuro depende de que produzcamos el suficiente talento y de que, después, sepamos gestionarlo. Antes, la riqueza de las naciones se basaba en el territorio, la población, las materias primas, el dinero. Ahora, en cambio, se funda en el talento. Interpretada así, la educación se convierte en la gran inversión de un país. No lo digo yo, lo dice James Heckman, premio Nobel de Economía.

Hay una manifestación del talento que resulta especialmente necesaria: la capacidad de innovar. Se ha acordado que con este nombre se designe la creatividad que tiene relevancia práctica, social y económica. Sin duda, conocen la fórmula mágica: I -1-D+i. Investigación más desarrollo más innovación. Investigación es convertir recursos en conocimiento. La innovación es convertir conocimiento en recursos. No es de extrañar que todo el mundo repita el “hay que innovar” como un mantra o una jaculatoria. Hace unas semanas, la revista Forbes titulaba en portada: “La innovación salvará al mundo”. Sin embargo, nadie nos explica cómo hacerlo.

¿Podemos aprender a innovar, a inventar, a crear? Como educador, el tema me interesa, así que he decidido estudiarlo con un grupo de jóvenes investigadores. El proyecto es el siguiente: en este momento el mundo está en una fascinante ebullición creadora. Nunca ha habido tantos descubrimientos, inventos, innovaciones. Lo que nos proponemos es descubrir los grandes procesos creadores. ¿De dónde vienen las ideas brillantes? ¿Por qué unas triunfan y otras no? ¿Por qué en ciertos lugares o en ciertos momentos históricos parece concentrarse el talento? Una vez descubiertos esos procesos, lo que nos interesa es construir a partir de ellos unas guías didácticas y entregárselas a la escuela, para que las ponga en práctica y sea capaz de generar el suficiente talento para alimentar la caldera creativa. ¿Es necesario innovar? Pues vamos a aprender a hacerlo. Queremos de esta manera colaborar a la salida de la crisis haciendo lo que sabemos hacer: aprender y enseñar. Todos debemos sentirnos comprometidos en superar una situación que está produciendo mucha desdicha.

Cómo todas las investigaciones, esta tiene su margen de incertidumbre. No sabernos si tendremos éxito o no, pero vale la pena correr el riesgo. Aspiramos a convertirnos en la plaza pública de la innovación y la creatividad, donde todos los interesados vengan a darse una vuelta, para ver lo que se está cociendo en el mundo. Nuestra dirección es Energiacreadora.net. Pueden considerarnos una ampliación de Crear, es decir, de esta sección. Allí nos veremos.

You should also check to see if websites for homework help a topic is already being discussed before starting a new discussion about it

© Todos los derechos reservados - Texto legal