Eventos y jornadas que tratan el pacto educativo

Imprimir

El Pacto Educativo se está convirtiendo en cuestión fundamental del debate no solamente a nivel social, sino entre los agentes educativos. Son cada vez más los actos y jornadas dedicados al impulso de un Pacto Estatal en materia de Educación. Nosotros hemos asistido a muchos de ellos, y para dejar constancia de la importante demanda social que existe en relación con este tema, queríamos hablaros de varios.

Del 8 al 10 de marzo de 2016 se celebraron las Jornadas de la Fundación Santillana, dedicándose la segunda a las “Reflexiones en torno al Pacto por la Educación”.  Figuras como Victoria Camps, Ángel Gabilondo, Francisco López Rupérez, y  Luis Garicano reflexionaron sobre el tema. Victoria Camps habló del Marco Ético del Pacto Educativo, que debe ser pacto un pacto de estabilidad, que establezca un mínimo, y rompa con la intervención legislativa excesiva. Es importante a su juicio conseguir tres objetivos fundamentales: recuperar el sentido originario de lo que significa educar, abordar el tema del fracaso escolar, y el docente como protagonista de la educación. Luis Garicano habló de los obstáculos a un pacto, lo que denominaba “asuntos de cuña”, tal y como se conocen en el mundo anglosajón (problemas que solamente salen en período electoral, para marcar diferencias). Gabilondo habló de la necesidad de ampliar y reforzar el derecho a la educación. Hay que recuperar su sentido constitucional. El pacto educativo debe: aportar estabilidad, estar basado en la equidad, eir orientado a la excelencia. López Rupérez consideraba que el pacto debería girar en torno a tres preguntas: el por qué, el qué y el cómo del sistema educativo. Citó cinco problemas del sistema educativo:

-la tasa de abandono educativo temprano es muy alta,

-profunda brecha formativa en la población joven (y en relación con la UE se nota más),

-padecemos una amplia heterogeneidad de resultados entre CCAA,

-padecemos de una gestión institucional en lo esencial burocrática,

-la gestión institucional ha estado con frecuencia fuertemente ideologizada.

El 13 de abril de 2016, la Asociación de Directores de la Comunidad de Madrid (ADIMAD) dedicó su Jornada anual al pacto educativo. “Hacia un nuevo pacto educativo”. Intervinieron personalidades como Francisco López Rupérez o José Antonio Marina, y se celebró una mesa redonda con los portavoces parlamentarios de los partidos políticos con representación en la Asamblea de Madrid. Luis Peral por el PP; Juan José Moreno por el PSOE;  María Teresa de la Iglesia por Ciudadanos;  Cecilia Salazar por Podemos, debatieron sobre los contenidos que debería tener ese pacto educativo.

El VIII Foro Europeo Educación y Libertad, organizado por Acade (Enseñanza Privada), celebró su reunión anual el 22 de abril de 2016, centrándola también en los pactos en materia educativa. Contaron con dos mesas redondas, una con el” posicionamiento de los partidos políticos en materia educativa y Pacto Escolar”, que contó con la intervención de representantes de PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos; y una  mesa redonda con “posicionamiento del sector y pacto educativo”, con representantes de Sindicatos, la CEOE, la UAM, el Club de Excelencia, entre otros.

Se trataron en todos ellos temas como la libertad educativa (libertad elección centro), autonomía de los centros educativos, selección y formación del profesorado, cheque escolar…

Los partidos políticos están también apoyando lo que es ya un clamor social en este sentido. Ciudadanos celebró el día 20 de abril de 2016 un acto en el Hotel Palace de Madrid titulado “Un pacto por la educación con impacto inmediato”, en el que intervinieron Albert Rivera, representantes económicos y de política educativa del partido, y José Antonio Marina, que analizó los puntos básicos del Libro Blanco para el Pacto Educativo, que nos han encargado la Universidad Antonio de Nebrija. Marina habló, entre otras cuestiones, de los cinco obstáculos que se van a encontrar los que traten de poner en marcha el pacto educativo, cinco cuestiones controvertidas: excelencia frente a equidad, educación comprensiva frente a educación diferenciada, libertad de elección de centro frente a zonificación, la introducción de la religión, y la descentralización autonómica.

1 comentario

  1. Enrique Peidro Zaragoza

    Me temo mucho que la conciencia sobre la necesidad de un pacto educativo recae básicamente en los docentes que sufrimos los vaivenes legislativos de los últimos tiempos. A nivel político, tengo la sensación de que utilizan esto del pacto educativo como arma electoral, sin una intención real de negociar y dar estabilidad. Cuando leo o escucho a los políticos hablar de la necesidad de firmar un pacto educativo, creo que se refieren a una nueva reforma, y ya está. Si los demás la suscriben, perfecto, entonces hablarán de firmar un pacto. Pero si no lo hacen, no creo que sean capaces de negociar, ceder, alcanzar acuerdos… Tan solo hay un partido al que sí he visto una voluntad de negociación y de potenciar un verdadero pacto, pero no voy a decir cuál es para no hacer propaganda a nadie.
    En resumen, más que un “pacto educativo”, creo que deberíamos hablar de un “pacto social y político por la educación”. Es parecido, pero no es lo mismo.

    Thumb up 0 Thumb down 0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

© Todos los derechos reservados - Texto legal