Debate sobre el Pacto Educativo en el Club Siglo XXI

Imprimir

Acudieron al debate en la sede del Club Siglo XXI sobre el Pacto Educativo José Antonio Marina, Nicolás Fernández (ANPE), Sandra Moneo (PP), Marta Rivera de la Cruz (Ciudadanos). Se comentaron las ausencias de otros partidos y sindicatos, que habían sido invitados.

José Antonio Marina: Todo el mundo es partidario del pacto, pero no se saber para qué. Habló de los puntos de desacuerdo históricos. No hemos tenido pacto hasta ahora porque estamos en debates del siglo XIX. Considera que esta batalla se sigue produciendo desde 1875, y seguimos en ella, cuando el mundo va por otro sitio. Habló del pacto educativo del artículo 27 de la constitución. De cómo, en democracia, entran en muchas ocasiones diferentes valores fundamentales en conflicto (libertad y seguridad, libertad y derecho a la educación…). Estos conflictos no se resuelven eliminando uno, sino gestionando bien el conflicto.

Habló de los obstáculos históricos para un pacto:

-la tensión entre calidad y equidad,

-la idea laica de la escuela,

-la tensión entre una gestión social del sistema público y una gestión estatal,

-la tensión entre la centralización y la descentralización (Est-CCAA)

-quién gobierna los centros. ¿Debe existir una carrera profesional de Director?

Nicolás Fernández (ANPE) mostró su escepticismo en relación con el pacto, y citó intentos previos, como el de la fundación Encuentro en 1997 (impulsada por el Padre Martín Patino), el del Ministerio de San Segundo de 2004, a Manuel de Puelles; y el de 2010, cuando era Ministro Ángel Gabilondo. Este último era demasiado amplio, pero fue un intento razonable.

La educación está ideologizada. Los partidos políticos tienen una idea patrimonial de la educación. Criticó la LOMCE, aunque considera que tiene cosas buenas (como la idea de evaluación). Al hablar del pacto educativo, considera que cualquier pacto que se haga debe partir del artículo 27 de la Constitución, la Jurisprudencia que lo interpreta y los Tratados Internacionales que ha firmado España. Los puntos fundamentales de ese pacto, a juicio de ANPE, son:

-Vertebración y cohesión del sistema educativo (más coordinación y cooperación entre CCAA. El papel de la Conferencia Sectorial y la Mesa Sectorial de Educación)

-Cambiar el modelo y estructura del sistema educativo

-Financiación: ley de financiación

-Funcionamiento de los centros

-Situación del profesorado (selección, formación, salario)

Sandra Moneo (PP): se mostró optimista en relación con el Pacto. En momentos complicados se han conseguido históricamente grandes acuerdos. Es el momento de que todos estemos a la altura. Debe hacerse previamente un diagnóstico serio y riguroso sobre el sistema educativo. Tenemos un buen profesorado, pero la ley no es buena. Nuestros alumnos están en desigualdad en relación con otros países. La LOMCE no es la ley que hubiera querido hacer el PP, por varias razones, entre ellas que hubo que mantener aspectos de la LOE que no les convencían. La LOMCE se acaba de aplicar, no sabemos cuáles serán sus consecuencias. Pero se puede prescindir de ella, sin perder de vista el artículo 27 de la Constitución, que debe ser la base de todo pacto. Tenemos que tener visión de futuro. La calidad y la equidad no son incompatibles. La LOE garantizaba equidad en la entrada, pero no en la salida, ofrecía pocas oportunidades en este sentido.

La libertad de elección de los padres es fundamental. No deben entrar en confrontación la escuela pública y la concertada, y que en ambas existan proyectos de transparencia.

Sobre el profesorado, habló de la necesidad de una ley que regule toda la función docente.

Hay que invertir en educación, sobre todo en formación del profesorado. En el Pacto Gabilondo no se pudieron poner de acuerdo en la formación del profesorado.

Marta Rivera de la Cruz (Ciudadanos): sí al pacto tras las elecciones. Criticó la forma en que se hizo la LOMCE, a espaldas de la comunidad educativa, pero se abstuvieron porque no se puede derogar una ley sin tener otra. Cree que la LOMCE creó la falsa conciencia de que los recortes fueron consecuencia de la ley. Apoyó completamente la hoja de ruta planteada por el equipo de Marina. Necesidad de aprobar una ley educativa que dure toda una generación, en una economía del conocimiento. Su experiencia le ha enseñado la gran inequidad que hay en la escuela, entre escuelas. Considera insostenible el sistema de repeticiones: cada una le cuesta al Estado 20.000 euros. Mejor crear un cuerpo de apoyo a los chicos con dificultades con ese dinero. Se mostró favorable al MIR educativo. El 80% del profesorado no se siente reconocido en su profesión. Apostó por la figura del Director profesional del centro. En relación con el pacto, considera que estamos demasiado cerca de que las cosas vayan bien, como para que salgan mal, no nos lo podemos permitir.

José Antonio Marina hizo la reflexión, que lanzó a modo de pregunta, sobre quién debe impulsar el pacto educativo, porque supone un problema. Planteó que todos los partidos políticos encarguen al Presidente de las Cortes la creación de un equipo de gestión del proceso del pacto (no de estudios, sino de gestión). ANPE considera que debe venir de arriba, del Ministro de  Educación (por su experiencia con diferentes tipos de intentos previos). Ciudadanos  consideró interesante la propuesta, aunque habría que ver si es viable. El PP mostró sus dudas. Considera que la figura que la articule debe salir del Gobierno, que el mandato debe surgir del Gobierno.  En el público, un representante de UNICEF habló de que saliese del Consejo Escolar del Estado. Fernando González Urbaneja planteó una iniciativa legislativa popular como propuesta de inicio del proceso.

Se plantearon otras cuestiones, como la FP Dual, y el papel de la inspección.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

© Todos los derechos reservados - Texto legal