ANPE y el pacto educativo

Imprimir

El Sindicato ANPE ha reiterado en numerosas ocasiones la necesidad de un pacto educativo. Queremos recoger hoy sus “Propuestas para debatir un pacto de Estado por la Educación”:

“La educación, una de las actividades humanas con mayor trascendencia e impacto en la sociedad, se ha visto sometida en España durante los últimos años a la confrontación permanente entre las diferentes opciones políticas y se ha situado con excesiva frecuencia en el centro del debate ideológico. La crispación innecesaria, las posturas enfrentadas y los debates artificiales han ganado a la reflexión serena sobre nuestro modelo educativo. Así, se han dejado sin abordar en profundidad los verdaderos problemas: el índice de fracaso y abandono escolar, los bajos resultados obtenidos en los informes internacionales, el desfase de niveles educativos entre las comunidades autónomas, los conflictos de convivencia en los centros, la escasa consideración social de la labor del profesorado. Todos ellos son, entre otros, retos pendientes, agudizados hoy por la crisis económica, y que requieren respuestas urgentes.

Parece haber llegado el momento de alcanzar un compromiso que haga de la educación una prioridad. En estos momentos, la práctica totalidad de la sociedad española reclama la mejora de la educación. Todos los que de una u otra forma tenemos responsabilidades en ella estamos llamados a establecer con buen criterio un orden de prioridades claro en las actuaciones, en aras de esa mejora, desechando por una vez el “narcisismo de las pequeñas diferencias” ideológicas. Puesto que la propia sociedad española está convencida de la urgencia de las reformas, es imprescindible apelar, en primer lugar, a la voluntad política de acometerlas. La mayoría de los ciudadanos, y por supuesto los profesores, deseamos que los partidos políticos aparquen sus diferencias de modo que logren alcanzar un pacto para dotar de estabilidad y perdurabilidad al sistema educativo.

La firma de un pacto de Estado por la educación, exigencia reiterada por ANPE desde hace ya mucho tiempo, supondría por fin la evidencia de que los responsables políticos reconocen la relevancia de la educación para el progreso de la sociedad y de que el propio Ministerio de Educación – sea cual sea el signo político de su titular- estaría dispuesto a asumir las funciones de liderazgo, coordinación y supervisión que tiene encomendadas.

Un pacto de Estado no es una declaración de intenciones sino un compromiso de actuación. De esa manera debe plantearse en nuestro ámbito, porque la educación es un asunto de Estado, tal vez uno de los más importantes, y debe diseñarse pensando siempre -como afirmaba Winston Churchill- en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones. Así que, despojándonos de la retórica que tanto ha impregnado el debate educativo, y prestando atención a los insistentes mensajes de la realidad cotidiana de las aulas, tenemos que empezar a desechar lo que se ha demostrado hasta ahora poco válido.

Es pues el momento de definir cuáles deben ser los pilares básicos de un Pacto de Estado por la educación. Tenemos un buen punto de partida: el consenso alcanzado en el artículo 27 de la Constitución, verdadero pilar del Pacto de Estado, para desde ahí impulsar un acuerdo básico que permita conseguir una educación de calidad buscando la equidad y equiparable con los países más avanzados de nuestro entorno.

Desde la voluntad de facilitar en la medida de nuestras posibilidades el diálogo necesario para encontrar un consenso en estos temas, ANPE presenta una serie de propuestas para el debate articuladas en torno a los que nos parece que deben ser los pilares del pacto por la educación:

• El modelo y estructura del sistema educativo.

• La vertebración y cohesión del sistema educativo, que implica la coordinación y cooperación entre todas las administraciones educativas.

• La financiación de la enseñanza.

• La situación del profesorado y su desarrollo profesional.

• El funcionamiento de los centros y el desarrollo de su autonomía pedagógica y organizativa, así como la regulación de la participación y del principio de libertad de elección de centro.

Las propuestas están elaboradas no solo desde la reflexión propia sino desde nuestra vinculación con el profesorado, al que representamos y cuya voz es precisamente la que se recoge en ellas”.

Podéis acceder al documento completo en la web de ANPE, en el siguiente enlace

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

© Todos los derechos reservados - Texto legal