Red de conexiones (Las Encinas)

Imprimir

” La memoria creadora se basa en ricas redes de información, tupidamente conectada, y en la agilidad para recorrerlas. Los campos semánticos están cruzados por una red de caminos mentales, como los que he comenzado a recorrer en  el caso de la encina. La riqueza de las ocurrencias va a depender de la riqueza de esas conexiones y la eficacia con que las recorramos o activemos. “

Me encantaría que me enviasen su “red de conexiones” de una palabra, para un trabajo científico que ya les explicaré. Algo parecido a lo que hecho con la encina. He elegido un objeto sencillo, para que resulte  manejable la tarea. Un árbol también, pero mediterráneo: el pino.

2 comentarios

  1. Hace unas semanas me encontre con mi primer profesor de filosofia. Pasados unos dias tomandome un cafe en la ventana y observando a los estudiantes entrar al colegio recorde el encuentro.

    FILOSOFIA: empece en 3o de eso ética y pense que era de las pocas cosas que habia yo estudiado que me interesaba realmente. El valor, el respeto por las cosas. Me hervia la sangre defendienfo ideas en debates que eran contrarias a las mias solo por entender la opinion del otro. Despues de la etica vino la filosofia, tambien idiologia politica. Pero nunca vi claro como podia yo dedicarme a mi pasion. En selectividad el examen d idioma trataba sobre el turismo social y despues d eso estudie turismo. Todo pq un dia conoci la palabra filosofia que me llebo a la etica me condujo a enfocar toda mi angustia por problematicas sociales que hoy creo devo mostrar estas realidades d mi entorno con tours turisticos sociales y educativos

  2. administratorJAM

    Estimado José Antonio:

    En el suplemento ES de La Vanguardia de ayer (11-5-13) he leído como de costumbre tu artículo sobre “Les alzines” (versión en catalán). Al final dices que te gustaría recibir nuestra “red de conexiones” de una palabra. Pues bien, mi palabra es, precisamente la de tu artículo:

    Alzina

    Alzina me remite a mi segundo apellido (Rafael Bisquerra Alzina), que curiosamente hay personas que me lo escriben de tres formas distintas: Alzina, Alcina, Alsina. Las tres formas presentan la misma fonética en catalán y de hecho, en el listín telefónico hay personas con las tres formas. De hecho conozco personas con apellidos de las tres formas distintas.

    Este hecho me llevó a preocuparme por la grafía correcta. Y en su momento averigüé que con la revisión ortográfica de Pompeu Fabra, ahora hace unos 100 años, esta palabra, que corresponde al castellano “encina”, debe escribirse “alzina”. Los apellidos son muy anteriores a la normativa fabriana y por lo tanto se mantienen con las tres formas anteriores.

    Las encinas (alzina) me remiten a un árbol típico de Mallorca. Yo nací en Artà (Mallorca) donde hay muchas, ya que tradicionalmente este árbol ha producido uno de los alimentos básicos de los cerdos: las bellotas.

    En Mallorca son muy importantes los cerdos y por tanto las bellotas que producen las encinas, ya que de ellos sale la sobrasada mallorquina. El cerdo ha sido y es una de las principales fuentes de alimentación de las islas.

    De la grasa de cerdo sale la “ensaimada mallorquina”. Mucha gente no sabe que “ensaimada” procede de “saim” que en mallorquín significa manteca de cerdo; en catalán es “llard”.

    Esta pequeña diferencia y otras similares no es obstáculo para que podamos referirnos a la lengua mallorquina como el catalán que se habla en Mallorca, con diferencias respecto al que se habla en Menorca, en Ibiza y en Formentera. Incluso yo hablo el “artanenc” (lengua de Artà), que es distinta del “pollencí” (lengua de Pollensa), del “manacorí” (lengua de Manacor) o del “gabellí” (lengua de Capdepera). Todo esto forma parte de la riqueza de la lengua catalana, tal como lo es la lengua que se habla en la “franja de Aragón”. Curiosamente en la página de opinión de La Vanguardia del mismo día (11-5-13, pág. 20) se critica la propuesta del Gobierno de Aragón que preside Luisa Fernanda Rudi de denominar al catalán de la franja como lapau (lengua aragonesa propia del área oriental), y también denominar lapapyd (lengua aragonesa propia de las áreas pirenaica y prepirenaica) al aragonés. La propuesta parece tan ridícula que parece como un chiste que da lugar a una reacción inmediata por parte de la ciudadanía.

    Volviendo a las encinas (alzina), recuerdo que de pequeño disfrutaba comiendo bellotas con los amigos. Un fruto seco que no se encuentra en el comercio y que hoy en día mucha gente desconoce su sabor.

    Las mismas encinas son la fuente principal de alimentación de los cerdos que producen el sabroso jamón. El jamón de cinco jotas proviene de la bellota y es uno de los manjares españoles conocidos mundialmente.

    Curiosamente en Mallorca no se producen jamones debido al clima húmedo. En mi infancia no tuve ocasión de probar el jamón ya que en la postguerra casi no llegaba a la isla. En su lugar había la sobrasada.

    Seguramente la abundancia de encinas en mi comarca dio lugar a que los habitantes rehistóricos de mi pueblo se conozcan como la “tribu de l’Alzina”. Miquel Costa i Llobera, un famoso poeta mallorquín, entre los clásicos de la lengua catalana, escribió un conocido poema épico de título “La deixa del geni grec”, donde glosa la vida de la tribu de l’Alzina. Un resumen del poema es este:

    Cuando los griegos llegaron al Este de Mallorca se encontraron con la tribu de la Alzina. Entre los primeros griegos había un joven poeta de nombre Melesigeni (que después será conocido como Homero). Este gran poeta de la humanidad fue salvado por una indígena llamada Nuredduna. Hay una gran estatua a Nuredduna en el cruce entre el cinturón de ronda marítimo de Palma y la carretera que conduce al Portitxol, ya que Nuredduna personifica Mallorca. El poema tiene el sentido simbólico de unión entre Mallorca y el genio griego. Según este poema, la tribu de l’Alzina habitaba en lo que actualmente se conoce como “talaiot de Ses Paises” (ver foto). Al final, Nuredduna paga con su vida haber salvado a Melesigeni (Homero). El sacrificio se realiza en el incomparable marco de las Cuevas de Artà (ver foto).

    Mientras Nuredduna vive sus últimos momentos, con gran emoción (ansiedad y pavor por la muerte en el fuego que le espera), mantiene un diálogo simbólico con las monumentales columnas (unión de estalactitas y estalagmitas a lo largo de millones de años) de la cueva. Y en ese momento la columna principal le dice:

    “Per un batec en que ton cor expira dariem les centuries de calma que tenim”

    (Por un latido de tu corazón daríamos los siglos de calma que tenemos)

    Estas palabras están en una lápida en las cuevas de Artà. Pero la gente en general no sabe lo que significan y los guías no lo explican. Los visitantes pasan por delante y a veces ni se fijan. Cuando resulta que la visita a las cuevas reviste una experiencia totalmente distinta con este mensaje:

    Un momento de vida vale más que una eternidad de materia.

    La obra termina con la pira funeraria de Nuredduna expresada más o menos con estas palabras: “Per això vestides de dol estau, Coves d’Artà” (por esto, vestidas de duelo estáis, Cuevas de Artà).

    De hecho la entrada de las Cuevas de Artà están revestidas de un color negro (véase foto de la entrada). Pero hoy se sabe que no es de la pira, sino de una especie de hongo.

    Un resumen del poema se puede leer en:
    http://www.mallorcaweb.net/aporgarfum/costallobera/costallobera.htm

    Fragmentos seleccionados:
    http://www.astrogea.org/asteroides/nuredduna/fragments.htm

    En la web se puede encontrar mucha más información buscando por “la deixa del geni grec”, como por ejemplo el interesante artículo de El País:
    http://elpais.com/diario/2009/04/16/quaderncat/1239842719_850215.html

    Todo esto, y mucho más, ha dado de sí las redes de conexiones de LES ALZINES (Las encinas).

    Un cordial abrazo de

    Rafael Bisquerra Alzina

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

© Todos los derechos reservados - Texto legal