Etica para Naufragos

Imprimir
Etica para Naufragos
  • Editorial y ciudad Anagrama, Barcelona
  • Fecha de publicación 1995
  • Páginas 248
  • ISBN 978-84-339-1389-0

Tras cientos de miles de años de tanteos, fracasos estrepitosos y éxitos relativos, la humanidad continua estando ontológicamente en precario; el hombre es un náufrago que necesita desesperadamente mantenerse a flote, sobrevivir, pero además quiere elegir el rumbo, navegar, llegar a buen puerto, alcanzar la felicidad. Más allá de un manual de supervivencia para náufragos, este libro propone un tratado de ética que instaura un modelo de Humanidad universalmente aceptable. La elección de la órbita ética es un acto constituyente que exige una participación activa, consciente y voluntaria de todos.

El libro es una continuación de la Teoría de la Inteligencia creadora, que nos propone un nueva manera de concebir la ética, no como una colección de reglas y prohibiciones, sino como las mejores soluciones que ha encontrado la inteligencia para resolver los problemas vitales del hombre. Incluye varios personajes de ficción y la figura del Lector. En las notas se incluye la bibliografía comentada y el resumen de las principales ideas contrastadas y argumentadas mediante el dialogo con los personajes.

La función principal de la inteligencia humana es dirigir el comportamiento y resolver los conflictos que nos impiden conseguir la meta que todos deseamos: la felicidad. La felicidad privada, subjetiva, varia de unos a otros, pero la inteligencia ha encontrado una felicidad objetiva y universal, sobre ella se fundamenta la ética.

Resulta necesario distinguir entre moral y ética. Toda moral ha creado una serie de valores y normas válidas para un momento y una cultura determinadas, pero es posible dar el salto de la moral a la ética construyendo un proyecto común válido universalmente. La ética de la dignidad está fundamentada en la noción de que todo hombre desea tener derechos, una evidencia universalmente aceptada. Se trata de una nueva concepción de los derechos del hombre entendidos como un proyecto, una posibilidad inventada por la inteligencia para alcanzar sus metas. No son una propiedad, no derivan de su naturaleza o de un contrato como se afirmó tradicionalmente, son poderes simbólicos mancomunados, basados en la reciprocidad, cuya fuerza proviene de todos los que con su voluntad y su deseo los mantienen. El derecho esencial del hombre del que derivan todos los demás es el derecho a vivir dignamente.

© Todos los derechos reservados - Texto legal